Francisco pide ayudar a los cristianos de Oriente a preservar en la fe «ante los enormes retos a afrontar»

El Papa celebra el centenario de la Congregación para las Iglesias Orientales

Ricardo Benjumea
Cristianos de Irak en Misa

El Papa celebra el centenario de la Congregación para las Iglesias Orientales

El Papa ha condenado las «persecuciones dramáticas» que sufren los cristianos de las Iglesias orientales, en su homilía durante la Misa presidida en la basílica de Santa María la Mayor en Roma con motivo del centenario de la Congregación para las Iglesias Orientales. El dicasterio –recordó– fue instituido por Benedicto XV, después de la «apertura al Oriente» iniciada con el Congreso Eucarístico de Jerusalén de 1893, con una vocación netamente ecuménica.

Hoy «vemos a tantos de nuestros hermanos y hermanas cristianos de las Iglesias orientales que sufren persecuciones dramáticas y una diáspora cada vez más inquietante. Esto hace que surjan tantas preguntas, tantos ”por qués”», añadió el Papa.

En los tiempos actuales, marcados por «los desafíos que la guerra y el odio traen a las raíces mismas de la pacífica convivencia en la lacerada tierra de Oriente», el instituto «tiene la tarea de ayudar a estos nuestros hermanos y hermanas a reforzar y consolidar la propia fe ante los enormes desafíos que deben afrontar». Y en ese sentido, «está llamado a ser el lugar propicio para favorecer la formación de hombres y mujeres, seminaristas, sacerdotes y laicos, en grado de dar razones de la esperanza que los anima y los sostiene y capaces de colaborar con la misión reconciliadora de Cristo».

Otro objetivo esencial es a dar a «conocer los tesoros de las ricas tradiciones de las Iglesias Orientales al mundo occidental, de tal modo que estas sean comprensibles y puedan ser asimiladas» por toda la Iglesia.

Ricardo Benjumea