Francisco «devuelve» la visita a la Virgen de Fátima en el centenario de las apariciones

Canonizará a los pastorcitos Francisco y Jacinta, los santos más jóvenes no mártires

Juan Vicente Boo
Peregrinos a su llegada este miércoles al santuario de Fátima, Portugal. Foto: EFE

Canonizará a los pastorcitos Francisco y Jacinta, los santos más jóvenes no mártires

En un viaje de estricta peregrinación, que por eso «salta» Lisboa, el Papa Francisco «devuelve» este viernes a la Virgen de Fátima la visita que la imagen realizó a petición suya al Vaticano el 13 de octubre de 2013.

El sábado 13 de mayo, centenario de la primera de las seis apariciones de la «Señora vestida de blanco», el Santo Padre canonizará a los dos pastorcitos, Francisco y Jacinta, fallecidos en 1919 y 1920 con once y nueve años de edad respectivamente. Su prima, Lucia dos Santos, la tercera y más conocida de los tres chiquillos, sería posteriormente religiosa carmelita y viviría hasta el 2005.

Francisco mencionó a la Virgen de Fátima ya en su primer Ángelus como Papa el 17 de marzo de 2013, recordando una gran misa para los enfermos en Buenos Aires con motivo de la visita de la imagen peregrina «en 1992, cuando apenas era obispo».

Curiosamente, la inesperada noticia de su nombramiento se la había dado el nuncio el 13 de mayo de 1992 en el aeropuerto de Córdoba, Argentina. Jorge Bergoglio había sido enviado a esa ciudad en julio de 1990 en una especie de «exilio» después de haber sido superior de los jesuitas de su país, rector del Colegio Máximo de Buenos Aires y profesor de teología moral. Fue una prueba que le hizo madurar mucho espiritualmente, según comentaría a algunos amigos.

Quizá por esa coincidencia, nada más ser elegido Papa el 13 de marzo de 2013, Francisco pidió al cardenal de Lisboa que realizase la consagración de su pontificado a la Virgen de Fátima el siguiente 13 de mayo. Don José Policarpo comentó después que, aunque podía haberla hecho en privado, prefirió invitar al acto a toda la conferencia episcopal portuguesa.

El Papa quería más

Pero el Papa quería más, y pidió que la imagen viniese a Roma en la «Jornada Mariana» del 13 de octubre de 2013, dentro del Año de la Fe iniciado por Benedicto XVI. Era el aniversario de la sexta y última de las apariciones, la que concluyó con el espectacular milagro del «baile del sol» ante millares de peregrinos completamente calados por la lluvia.

Al atardecer de este viernes 12 de mayo, el Papa se presentará en la «Capelinha» de las apariciones de la explanada de Fátima como «peregrino de la paz» y también como «obispo vestido de blanco», según la expresión utilizada por sor Lucia para describir al Papa en el texto del tercer secreto, relativo a las persecuciones contra la Iglesia y el atentado contra Juan Pablo II el 13 de mayo de 1981 en la plaza de San Pedro.

El Santo Padre invocará a la «Madre de Misericordia», seguro de que con su ayuda «seremos peregrinos en todos los caminos, derribaremos todos los muros y venceremos todas las fronteras», llevando a todas partes «la alegría del Evangelio» en un mundo que la necesita a gritos.

Al terminar el Rosario, el Papa dirigirá un saludo a los peregrinos, muchos de los cuales dormirán al aire libre en una jornada en que se anuncian chubascos. Según las autoridades portuguesas, el santuario recibirá entre el viernes y el sábado a medio millón largo de peregrinos.

El sábado 13 de mayo, centenario de la primera aparición de la Virgen, el Papa canonizará en la gran explanada a los pastorcitos Francisco y Jacinta Marto, beatificados en ese mismo lugar por san Juan Pablo II en el año 2000 por el modo heroico en que vivieron las virtudes cristianas, especialmente la piedad, la mortificación y la penitencia.

Al haber fallecido con once y nueve años de edad, Francisco y Jacinta serán los dos santos no mártires más jóvenes en la historia de la Iglesia.

En el ofertorio de la misa llevarán ofrendas al Papa los padres del muchacho portugués curado milagrosamente por intercesión de los beatos Francisco y Jacinta. El chiquillo estará también en la ceremonia, pero la familia desea seguir manteniendo reserva absoluta sobre su identidad y el milagro.

La Misa de canonización contará con la presencia de cuatro jefes de Estado pues, además del presidente de la República Portuguesa, acudirán también los de Colombia, Paraguay y Cabo Verde.

Al final de la ceremonia, el Papa impartirá la bendición con el Santísimo Sacramento a los enfermos, uno de los momentos más conmovedores de cada peregrinación a Fátima.

Juan Vicente Boo/ABC