Empleo vía Zoom - Alfa y Omega

Empleo vía Zoom

Las fundaciones Centesimus Annus y Pablo VI lanzan un curso de habilidades digitales para desempleados. Es uno de los proyectos piloto de VSF España, una aceleradora de solidaridad inspirada por la doctrina social de la Iglesia

Fran Otero
El 43 % de los españoles no tiene competencias digitales básicas. Foto: MadFishDigital

Según el Índice de Economía y Sociedad Digital de la Comisión Europea, cuyos últimos datos fueron publicados el pasado mes de junio, el 43 % de la población de entre 16 y 74 años en nuestro país carece de competencias digitales básicas. Una realidad que se ha puesto de manifiesto durante la pandemia –con el confinamiento y la necesidad de recurrir al teletrabajo– y que está afectando a muchas personas que han perdido su empleo, pues necesitan de estas habilidades para reengancharse al mercado.

A esta problemática quieren responder, precisamente, el capítulo de Madrid de la Fundación Centesimus Annus Pro Pontifice (CAPP) y la Fundación Pablo VI, que se han aliado para poner en marcha un curso de transformación digital para desempleados en riesgo de exclusión. Una formación en habilidades digitales que ayudará a una rápida empleabilidad.

En un principio, el público objetivo del proyecto –que surgió de los trabajos del capítulo de Madrid de la CAPP– eran los jóvenes, y la temática los servicios en la nube y todas sus aplicaciones en la actualidad. Pero llegó la pandemia y lo cambió todo. Vieron que era más urgente «alfabetizar digitalmente a quienes no tienen competencias digitales para que la brecha no los termine de excluir del todo», explica Francisco Martínez, director de Estrategia de la Fundación Universidad-Empresa y miembro de la CAPP, que gestó la idea junto con Domingo Sugranyes, exdirectivo de Mapfre y expresidente de la CAPP.

Domingo Sugranyes cuenta con una amplia trayectoria en el mundo de la empresa, fundamentalmente en Mapfre, donde ha ocupado numerosos cargos directivos, entre ellos del de director general y vicepresidente. Fue presidente de la Fundación Centesimus Annus Pro Pontifice entre 2009 y 2019, y hoy es el presidente de The Voluntary Solidarity Fund España.

El curso, dividido en varios bloques y con una duración de más de 50 horas, comienza con un bloque teórico donde se explican algunos de los cambios que se están produciendo a nivel tecnológico, empresarial y cultural, y continúa con una formación práctica en comunicación efectiva online –Microsoft Teams, Slack, Google Meet o Zoom–; en la nube, en ofimática colaborativa –Office 365, Google Apps–; en metodologías ágiles y planificación –herramientas que han revolucionado el mundo de las startups–; y en presencia en el mundo digital, que tiene que ver con las oportunidades laborales, la marca personal o los procesos de selección.

Este proyecto es uno de los tres pilotos que hace efectiva en España la presencia de The Voluntary Solidarity Fund (VSF), una aceleradora de proyectos sociales inspirada en la doctrina social de la Iglesia que surgió por iniciativa de algunos miembros de la CAPP que querían pasar a la acción. Domingo Sugranyes es el presidente de VSF España y uno de los impulsores de esta entidad sin ánimo de lucro en nuestro país, que también tiene presencia en Londres, Malta y Turín.

En España Sugranyes lidera un equipo amplio en el que participan, entre otros, el consejero independiente Javier Fernández-Cid, la secretaria general de Cáritas, Natalia Peiro, y el director general de la Fundación Pablo VI, Jesús Avezuela. Explica, en conversación con Alfa y Omega, la razón de ser de VSF: «Busca establecer unos puentes para que personas del ámbito económico –directivos, ejecutivos o empresarios– puedan conocer proyectos de acción solidaria en nuestro entorno que han demostrado eficacia y buena gestión y que sean escalables, esto es, que con más medios puedan hacer más y mejor. Se trata de proyectos de acompañamiento, a largo plazo, donde pueden aportar dinero y conocimiento».

En definitiva, lo que hace VSF es captar donantes –particulares y empresas–, que también pueden aportar su saber hacer; identificar proyectos excelentes y probados, y ejercer de puente entre ambos como vehículo para canalizar la ayuda.

Los otros proyectos

Sant’Egidio
El proyecto tiene que ver con la culminación de las obras de una casa de acogida y formación en un edificio cedido por el Arzobispado de Madrid. Desde VSF ayudarán a completar la financiación y conseguir suministros como el eléctrico sin coste.

Fundación Luz Casanova
Apoyan un programa pionero que trabaja la cuestión de la violencia de género con varones adolescentes, algunos de ellos agresores. Se busca financiación para dar una mayor estabilidad y que pueda seguir desarrollándose.

Los pilares sobre los que se asientan los proyectos, explica Sugranyes, son tres: integración, es decir, que tengan un efecto directo en población marginada, en riesgo de exclusión o en proceso de reinserción; educación, pues deben tener un aspecto de acompañamiento, y el acceso a la financiación.

«Creemos que hay mucha gente que tiene sensibilidad, pero faltan puentes concretos. Hay lugar para una acción basada en la doctrina social de la Iglesia y que, a la vez, ofrezca trazabilidad y resultados», añade el presidente de VSF.

Teresa García-Gerrero, directora ejecutiva de VSF España, detalla que se trata de que los expertos de la economía ayuden a los expertos de la acción social y resume la labor de la entidad en una frase: «Ayuda a ayudar».