Emotivo encuentro del Papa con familiares de Asia Bibi y una joven nigeriana que escapó de Boko Haram - Alfa y Omega

Emotivo encuentro del Papa con familiares de Asia Bibi y una joven nigeriana que escapó de Boko Haram

El Coliseo romano se ha teñido de rojo para recordar a las personas perseguidas por su fe, de forma simultánea a la catedral maronita de Santa Elia de Alepo, en Siria, y a la iglesia de San Pablo en Mosul, en Irak

Redacción

El Coliseo romano se ha teñido de rojo para recordar a las personas perseguidas por su fe, de forma simultánea a la catedral maronita de Santa Elia de Alepo, en Siria, y a la iglesia de San Pablo en Mosul, en Irak

El Coliseo romano se iluminado este sábado para recordar a las personas perseguidas por su fe en el mundo. En el acto, organizado por Ayuda a la Iglesia Necesitada, participaron familiares de Asia Bibi, cristiana paquistaní condenada a muerte y encarcelada desde hace 9 años por supuesta blasfemia, y Rebecca Bitrus, joven nigeriana secuestrada durante dos años por Boko Haram, que logró escapar embarazada.

Participaron también el cardenal Mauro Picenza, presidente internacional de Ayuda a la Iglesia Necesitada, y el presidente del Parlamento Europeo, el italiano Antonio Tajani.

Simultáneamente, se tiñeron también de rojo la catedral maronita de Santa Elia de Alepo, en Siria, y la iglesia de San Pablo en Mosul, en Irak.

Encuentro con el Papa

Horas antes, a mediodía, el Papa recibió a Rebecca Bitrus y al marido y la hija menor de Asia Bibi, Ashiq Masih e Eisham Ashiq.

El director de Ayuda a la Iglesia Necesitada, Alessandro Monteduro, contó que rezaron un Padre Nuestro y un Ave María. Los familiares de Asia Bibi lo hicieron en urdu, mientras que la joven nigeriana, en su dialecto, el hausan. Fue un momento –dijo Monteduro– «de extraordinaria intensidad emotiva».

Ashiq Masih e Eisham Ashiq, marido e hija menor de Asia Bibi

Antes de partir hacia Roma, Eisham, de 20 años, se había reunido con su madre en la cárcel. Le dijo: «¿Sabes, mamá? Me voy a Roma. Me encontraré con el Papa. Me voy a Roma porque el Coliseo se iluminará de rojo. Todo el mundo pensará en ti’».

Asia Bini respondió: «Si ves al Papa, dale un beso de mi parte». «El Santo Padre –contó Monteduro– no solo lo recibió, sino que correspondió con afecto y un testimonio de cercanía, fe y solidaridad en un abrazo que lo dijo todo».

En declaraciones a COPE, la mujer hizo «un llamamiento al pueblo español, a las autoridades e instituciones, y a la Iglesia con sus obispos y a todos los cristianos para que recen por su liberación». «Os agradecemos vuestro cariño hacia mi madre, pero seguimos necesitando de vuestra oración y de vuestra ayuda para que pueda volver a casa», añadió.

Asia Bibi fue condenada por «blasfemia contra el islam» tras ser denunciada en 2009 por unas mujeres a raíz de una discusión en un pozo de agua. Los cristianos tienen prohibido beber del mismo recipiente que los musulmanes. En su pueblo sólo vivían dos familias cristianas.