El regreso a Argentina de la Virgen que estuvo en la guerra de las Malvinas - Alfa y Omega

El regreso a Argentina de la Virgen que estuvo en la guerra de las Malvinas

Lucas Schaerer
Foto: REUTERS/Remo Casilli

El obispo castrense británico ha entregado este miércoles a su colega argentino una estatua de la Virgen de Luján llevada como «trofeo de guerra» al Reino Unido al final del conflicto de las islas Malvinas en 1982. El Papa Francisco y la docena de participantes en el acto –obispos, militares y civiles– compartieron mate, se emocionaron y se abrazaron en la plaza de San Pedro durante el intercambio de imágenes al término de la audiencia general

El Papa argentino mantiene como testigo de sus reuniones en la sala del Palacio Pontificio una estatua de la Virgen de Luján, patrona de su país. En cada reunión oficial, si se presta atención, se ve su manto celeste en el ángulo derecho. En Argentina la devoción por la Virgen provoca la mayor movilización de los fieles católicos, con más de dos millones de personas que caminan 60 kilómetros el primer sábado del mes de octubre en la peregrinación juvenil, y cada 8 de diciembre, el día de la Virgen.

Esa devoción popular llevó a que los soldados que fueron a combatir contra los ingleses a las islas Malvinas, en junio de 1982, llevaran a su patrona con ellos. La estatua fue colocada en la iglesia de Port Stanley y, tras la derrota, los británicos la llevaron al Reino Unido, a un hogar en la catedral militar católica de San Miguel y San Jorge, en Aldershot. Desde entonces, ha permanecido allí como lugar de oración ofrecido a los caídos de ambos lados.

La imagen de Nuestra Señora de Luján llegó a la ciudad de Roma, Italia, este martes 29 de octubre. Está ubicada en el convento de las hermanas bonaerenses de la Venerable Camila Corina Rolón. Allí fue ubicada antes de ser trasladada al Vaticano.

Este miércoles 30 de octubre, el Papa Francisco se ha encontrado con los obispos de las fuerzas armadas del Reino Unido, Paul Mason, y de Argentina, Santiago Olivera, quienes han intercambiado la estatua de Nuestra Señora de Luján, llevada al Reino Unido al final de la guerra de las Malvinas. La estatua original de la Virgen María será devuelta a Argentina mientras que una copia hecha por los argentinos será llevada a la catedral de Aldershot.

La estatua de la guerra llegará a la Argentina el domingo 3 de noviembre, y el presidente de la Conferencia Episcopal, el obispo Oscar Ojea, celebrará una Misa. Asimismo durante su primera semana en el país, visitará la sede de la Conferencia Episcopal Argentina y la diócesis de Quilmes para luego iniciar una peregrinación por las diócesis del país.

Lucas Schaerer