El patriarca armenio pide «explicaciones» por el alto el fuego en Nagorno Karabaj - Alfa y Omega

El patriarca armenio pide «explicaciones» por el alto el fuego en Nagorno Karabaj

El acuerdo alcanzado el lunes ha sido presentado por Azerbaiyán como «una capitulación» de Armenia, y como el propio gobierno armenio como un paso «muy doloroso»

Redacción
Manifestantes contrarios al acuerdo tomaron de madrugada la Asamblea Nacional. Foto: EFE / EPA / Vahram Baghdasaryan

El patriarca de la Iglesia apostólica armenia, el catholicós Karekin II, ha pedido al Gobierno de Armenia y de la autoproclamada República de Artsaj que ofrezcan a su población «explicaciones íntegras y completas» sobre la firma del alto el fuego en Nagorno Karabaj. El cese de hostilidades, que comenzó la medianoche del martes (hora de Moscú), establece que ambas partes se mantengan en las posiciones ocupadas en estos momentos mientras que un contingente de mantenimiento de paz de Rusia es desplegado en la línea de contacto en Nagorno Karabaj y a lo largo del corredor que conecta el enclave separatista con Armenia.

Pero al mismo tiempo determina que el Ejército armenio se retire de tres regiones: Agdam, Kalbajar, Lachín, en distintos plazos hasta el 1 de diciembre. Eso sí, en la última de estas tres regiones Ereván se reservará un corredor de cinco kilómetros de ancho para garantizar la comunicación del enclave separatista con Armenia. 

Rusia controlará las vías de transporte en la zona con la ayuda del Servicio de la Guardia Fronteriza. También desplegará una fuerza de mantenimiento de la paz formada por 2.000 personas. Los desplazados y refugiados podrán volver a sus hogares bajo vigilancia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y se producirá un intercambio de caídos y prisioneros.

«Traición»

En un comunicado por escrito que recoge Orthodox times, Karekin subraya que «la decisión entristece el alma de los armenios». Con estas palabras, el patriarca se suma al descontento que el acuerdo ha suscitado en los ciudadanos. Desde su anuncio el lunes, la capital, Ereván, ha sido escenario de manifestaciones de protesta que acusan de «traición» al primer ministro, Nikol Pashinián. Los manifestantes llegaron a irrumpir en la madrugada del lunes en la Asamblea Nacional y la sede del Gobierno. También fue agredido el presidente de la Asamblea, Ararat Mirzoián. 

Foto: CNS

El mismo Pashinián ha reconocido que «el texto de la declaración es muy doloroso, personalmente para mí y para nuestro pueblo». Explicaba a continuación que su decisión se debe a la valoración de cómo evolucionaba la situación militar. En las horas previas, el Ejército azerbaiyano había liberado Shushi –o Shushá para los azeríes–, la segunda ciudad más importante del territorio, que es internacionalmente reconocido como Azerbaiyán pero está poblado y controlado por armenios. Desde ahí tenían a su alcance la capital de Karabaj, Stepanakert.

Consultas políticas del presidente

Por su parte el presidente azerí, Ilham Alíev, reconocía que lo conseguido es «la variante más ventajosa para nosotros. De hecho se trata de una capitulación militar de Armenia», declaró en un mensaje a la nación. También informó de que Turquía, aliada de Azerbaiyán, participará también en el mantenimiento de la paz. 

La oposición parlamentaria, especialmente el partido Armenia Próspera, pretende convocar una sesión extraordinaria para obligar a Pashinián a anular el acuerdo. Por su parte el presidente armenio, Armén Sargsián, declaró que iniciará consultas políticas con el fin de acordar decisiones para proteger los intereses nacionales. El comunicado del líder espiritual del país concluye afirmando que «debemos superar la crisis mediante los esfuerzos conjuntos de los responsables de la política exterior de Armenia y Artsaj».