El Papa tras el atentado en Irak: «Que ningún acto de violencia disminuya los esfuerzos por la paz» - Alfa y Omega

El Papa tras el atentado en Irak: «Que ningún acto de violencia disminuya los esfuerzos por la paz»

El ataque, reivindicado por el Estado Islámico y dirigido contra población chiita, ha causado 35 muertos y 57 heridos

Fran Otero
La explosión se produjo en un popular mercado en el barrio de Sadr City. Foto: AFP / Ahmad Al Rubaye

El Papa Francisco ha enviado un telegrama de pésame al nuncio en Irak, Mitja Leskovar, tras el atentado que ha tenido lugar este lunes en el mercado de Al Wuhaulat, en el barrio de Sadr City de Bagdag, y que ha provocado hasta el momento, según los medios locales, 35 muertos y 57 heridos, entre ellos mujeres y niños.

El cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano, que firma el mensaje, señala que «el Papa ha recibido con profunda tristeza la pérdida de vidas en Bagdag y transmite su pésame a los familiares y amigos de los fallecidos».

Y añade: «Confinando sus almas a la misericordia de Dios todopoderoso, su Santidad renueva sus fervientes oraciones para que ningún acto de violencia disminuya los esfuerzos de quienes trabajan para promover la reconciliación y la paz en Irak».

Según afirma el portal iraquí Shafaq News con fuentes de la investigación, el atentado lo habría perpetrado un terrorista suicida con un cinturón de explosivos. Fue reivindicado por el Estado Islámico y tendría como objetivo a población musulmana de la rama chiita, mayoría en el barrio.

Además, se produjo en la víspera de la Fiesta del Sacrificio, cuando los musulmanes acuden en masa a los mercados para comprar ganado para sacrificarlos y recordar la prueba de Dios a Abraham.

El cardenal Sako pide unidad a los musulmanes

Con motivo de esta fiesta, el patriarca caldeo, cardenal Raphael Sako, había enviado un mensaje a la comunidad musulmana que adquirió una mayor relevancia tras el atentado. «Tenemos dos opciones. O nos unimos y cooperamos para que nuestro país se recupere por completo o persistimos en perpetuar nuestras luchas y abrimos –Dios no lo quiera– las puertas del infierno», afirmó.

Por otra parte, el purpurado recuerda que las condiciones políticas, de seguridad, económicas y sanitarias son «difíciles y fomentan la inestabilidad social», al tiempo que hace una llamada contra «la corrupción y el conflicto».