El Papa saluda a Martina, una niña víctima del atentado de Barcelona - Alfa y Omega

El Papa saluda a Martina, una niña víctima del atentado de Barcelona

«La Navidad ayuda a vencer el miedo». Así se lo aseguró Martina, una italiana de once años, al Papa Francisco. La niña sufrió varias lesiones durante el ataque terrorista a la Rambla de Barcelona, el pasado 17 de agosto

Redacción
Foto: AFP Photo/Andreas Solaro. A la derecha: foto donde aparece Martina. Foto: L’Osservatore Romano

«La Navidad ayuda a vencer el miedo». Así se lo aseguró Martina, una italiana de once años, al Papa Francisco. La niña sufrió varias lesiones durante el ataque terrorista a la Rambla de Barcelona, el pasado 17 de agosto. Y como regalo de Navidad, quiso visitar al Papa Francisco para decirle que «gracias a Dios estoy viva».

L’Osservatore Romano, que en su edición italiana del 27 de diciembre dedica un texto a la niña titulado La valentía de Martina, recoge que la pequeña acudió con sus padres a la audiencia general con el Papa en el aula Pablo VI ese mismo miércoles. Martina tenía un gran deseo de viajar hasta Roma desde su casa en Fossano, aunque con mucho miedo sobre todo «en esta época del año, en la que se juntan grandes multitudes y hay medidas de seguridad especiales», como reconoció cuando Francisco fue a saludarla: «En Barcelona fui derribada por la multitud y tuve muchas lesiones, pero gracias a Dios estoy viva».

Martina tenía un gran deseo de conocer al Papa Francisco, ofrecerle un dibujo que había hecho para él, y «compartir un sentimiento de gratitud». También el viaje era una ocasión «para superar el impacto y el miedo a salir de casa».

Sus padres, Nadio y Serena Tealdi, presentes en la audiencia, explicaron que todo ocurrió cuando iban camino del transporte público para visitar la basílica de la Sagrada Familia. Escucharon disparos y aullidos, y fueron derribados por la multitud. «Nos quedamos abrumados, pero una familia que estaba asomada a la ventana generosamente nos invitó a entrar en su casa» y le ofrecieron «primeros auxilios» a Martina.

Alfa y Omega