El Papa pide una respuesta internacional frente a la «violencia» en Oriente Medio

«Cada día mis pensamientos y mis oraciones están con las comunidades cristianas en Egipto y en Medio Oriente, muchas de las cuales están viviendo grandes dificultades y situaciones trágicas», afirmó Francisco en una carta enviada al jefe de la Iglesia Copta Ortodoxa de Egipto y patriarca de San Marcos, Tawadros II

Alfa y Omega

«Cada día mis pensamientos y mis oraciones están con las comunidades cristianas en Egipto y en Medio Oriente, muchas de las cuales están viviendo grandes dificultades y situaciones trágicas», afirmó Francisco en una carta enviada al jefe de la Iglesia Copta Ortodoxa de Egipto y patriarca de San Marcos, Tawadros II

El Papa hizo este martes un llamamiento para que la comunidad internacional responda de forma sabia y justa frente a la «inaudita violencia» que aflige a Oriente Medio y lamentó las «dificultades» que viven sus poblaciones. «Cada día mis pensamientos y mis oraciones están con las comunidades cristianas en Egipto y en Medio Oriente, muchas de las cuales están viviendo grandes dificultades y situaciones trágicas», afirmó Jorge Bergoglio en una carta enviada al jefe de la Iglesia Copta Ortodoxa de Egipto y patriarca de San Marcos, Tawadros II.

La misiva ha sido enviada por Francisco con motivo de la Jornada de la Amistad copto-católica y publicada por el Vaticano. «Soy consciente de vuestra seria preocupación por la situación en Medio Oriente, especialmente en Irak y en Siria, donde nuestros hermanos y hermanas cristianos y de otras comunidades religiosas deben afrontar pruebas cada día», dice el Santo Padre en la carta. «Pueda Dios, nuestro Padre, conceder paz y consolación a todos los que sufren e inspirar a la comunidad internacional a responder en modo sabio y justo frente a esta inaudita violencia», agrega.

El Pontífice argentino también destaca las buenas relaciones existentes entre la Iglesia católica y la copta «después de siglos de silencio, de incomprensión y de hostilidad». «Coptos y católicos pueden testimoniar juntos de valores importantes como la santidad y la dignidad de cada vida humana, la santidad del matrimonio y de la vida familiar, el respeto de la creación que nos fue confiada por Dios.

Frente a tantos desafíos contemporáneos, coptos y católicos están llamados a dar una respuesta común fundada en el Evangelio», sostiene.

EFE/Alfa y Omega