El Papa pide «que se convierta el corazón» de los terroristas - Alfa y Omega

El Papa pide «que se convierta el corazón» de los terroristas

Francisco recordó los últimos atentados de Siria que han dejado cientos de muertos y pidió oraciones por la conversión de cuantos siembran la muerte y destrucción. Al término de la audiencia, el Pontífice también se refirió al Día Mundial de los Niños Desaparecidos, que se celebra este miércoles, y pidió a las autoridades civiles y religiosas más protección para los niños que son «abandonados, explotados, apartados de sus familias, que no pueden crecer en paz, ni mirar con esperanza hacia el futuro»

Redacción

Francisco recordó los últimos atentados de Siria que han dejado cientos de muertos y pidió oraciones por la conversión de cuantos siembran la muerte y destrucción. Al término de la audiencia, el Pontífice también se refirió al Día Mundial de los Niños Desaparecidos, que se celebra este miércoles, y pidió a las autoridades civiles y religiosas más protección para los niños que son «abandonados, explotados, apartados de sus familias, que no pueden crecer en paz, ni mirar con esperanza hacia el futuro»

El Papa recordó, al término de la audiencia general, los últimos atentados en Siria y pidió a Dios que «se convierta el corazón de cuantos siembran muerte y destrucción». «El lunes pasado, en Siria, se perpetraron algunos atentados terroristas, que han causado la muerte de un centenar de civiles inermes», recordó el Pontífice, que invitó a los fieles «a rezar» por quienes habían perpetrado los ataques.

Un total de 184 personas murieron en los atentados de hace dos días en las localidades de Yabla y Tartús, en la costa mediterránea siria, según los datos del Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

«Es un deber proteger a los niños»

También al término de la audiencia, el Papa se refirió al Día Mundial de los Niños Desaparecidos, que se celebra este 25 de mayo. En este sentido, Francisco ha reclamado a las autoridades civiles y religiosas más protección de la infancia para que la sociedad no sea indiferente ante la realidad de los niños que son «abandonados, explotados, apartados de sus familias, que no pueden crecer en paz, ni mirar con esperanza hacia el futuro».

Para el Santo Padre, «es un deber de todos proteger a los niños, sobre todo, a los que están expuestos a un elevado riesgo de explotación, trata y conductas desviadas».

Ante miles de fieles, congregados en la plaza de San Pedro, el Papa ha exhortado a las autoridades tanto civiles como religiosas a sacudir conciencias y sensibilizar a la sociedad y ha pedido oraciones para que los niños víctimas de la trata de personas, sean devueltos a sus seres queridos.

Alfa y Omega/Agencias