El Papa explica cómo confesar en ausencia de un sacerdote

Alfa y Omega
Foto: AFP/Vatican Media

En la Misa en Santa Marta, Francisco ha explicado cómo confesar en ausencia de un sacerdote: «Haces lo que dice el Catecismo. Si no encuentras un sacerdote para confesar, habla con Dios y pídele perdón con todo el corazón. Y prométele: «Más tarde confesaré, pero perdóname ahora». E inmediatamente volverás a la gracia de Dios». Además, el Papa ha dirigido su oración por el personal sanitario que está trabajando para ayudar a los pacientes con coronavirus, en particular en Bérgamo, Treviglio, Brescia y Cremona, y por las autoridades

«La Cuaresma siempre se enfoca en la conversión del corazón que, en el hábito cristiano, toma forma en el sacramento de la Confesión». Es hora de «dejar que Dios nos blanquee, que Dios nos purifique, que Dios nos abrace», aseguró Francisco en la Misa que celebra cada mañana en Santa Marta.

«Sé que muchos de ustedes, para Pascua, van a confesarse para encontrarse con Dios. Pero muchos me dirán hoy: “Pero padre, ¿dónde puedo encontrar un sacerdote, un confesor, sin salir de casa? Y quiero hacer las paces con el Señor, quiero que me abrace»», aseguró el Papa a los miles de espectadores que siguen la celebración en streaming.

«¿Qué puedo hacer si no encuentro sacerdotes?», se preguntó. «Haces lo que dice el Catecismo. Si no encuentras un sacerdote para confesar, habla con Dios, él es tu Padre, y pídele perdón con todo el corazón, con el acto de dolor. Y prométele: «Más tarde confesaré, pero perdóname ahora». E inmediatamente volverás a la gracia de Dios. Tú mismo puedes acercarte, como nos enseña el Catecismo, al perdón de Dios sin tener un sacerdote a mano. Piénsalo: ¡es hora! Y este es el momento correcto. Un acto de dolor bien hecho, y así nuestra alma se volverá blanca como la nieve».

Francisco terminó la celebración invitando a hacer la comunión espiritual y recordó un mensaje recibido de un sacerdote de Bérgamo pidiendo orar por los médicos de allí, y de Treviglio, Brescia y Cremona, «que están dando sus propias vidas para ayudar a los enfermos, para salvar las vidas de los demás». Francisco pidió por las autoridades, «que muchas veces sufren malentendidos. Médicos, personal del hospital, voluntarios de salud o autoridades, en este momento son columnas que nos ayudan a avanzar y defendernos en esta crisis. Oremos por ellos».

24 horas para el Señor

El Papa ha elegido para explicar el acto de contrición cuando no es posible confesarse el mismo día que comienza la iniciativa 24 horas para el Señor. Esta iniciativa, convocada por primera vez en 2014 por el Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización, se han hecho célebres por la imagen del Papa confesándose en la basílica de San Pedro.

Esa imagen no se podrá repetir este año. Pero la jornada no se ha desconvocado. En la audiencia del miércoles, el Papa reconoció que en muchos lugares no será posible celebrarla. Pero «estoy seguro –dijo– de que se podrá vivir ese acto penitencial con la oración personal». También pedía que donde sí fuera posible «continuara esta hermosa tradición. Animo a los fieles a acercarse a la misericordia de Dios de forma sincera en la confesión y a rezar especialmente por aquellos que se encuentran probados por la pandemia».

Las 24 horas para el Señor coinciden también con la jornada de ayuno y oración convocada para este viernes en varios países de África. La iniciativa ha partido tanto de la Conferencia Episcopal de Senegal (uno de los países subsaharianos con más casos), Mauritania, Cabo Verde y Guinea Bissau como de la de Costa de Marfil. En este país, incluso, los obispos subrayaban que esta petición era de «obligado» cumplimiento.

Alfa y Omega