El nuevo embajador del Vaticano en España entrega sus credenciales al rey - Alfa y Omega

El nuevo embajador del Vaticano en España entrega sus credenciales al rey

Bernardito Auza asume el cargo que dejó vacante el italiano Renzo Fratini

Redacción
Foto: EFE/Zipi

El nuevo embajador de la Santa Sede en España, el filipino Bernardito Auza, ha entregado este jueves sus cartas credenciales a Felipe VI para asumir el cargo que dejó vacante el italiano Renzo Fratini, tras haber estado diez años como nuncio vaticano.

La presentación formal de Auza como nuevo representante del Papa Francisco en Madrid ha tenido lugar en el Palacio Real, donde también han entregado su credencial al rey los nuevos embajadores de Japón, Grecia, Andorra, Bosnia, Mauritania y Malasia.

Auza, ataviado con el birrete y la capa cardenalicia, ha sido el primero en saludar a don Felipe en la Cámara Oficial, en una ceremonia en la que se ha estrenado la nueva ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arancha González Laya.

Tras entregar su credencial y darle la bienvenida a Madrid, Felipe VI ha mantenido una breve reunión con el arzobispo filipino para intercambiar impresiones sobre el estado de las relaciones entre España y la Santa Sede.

El nuevo nuncio, de 60 años, fue designado por el Papa el pasado 1 de octubre para relevar a Fratini y su incorporación coincide con la puesta de largo del Gobierno de coalición de PSOE y Unidas Podemos.

Auza, que habla cinco idiomas –español, inglés, francés, italiano y tagalo– era desde 2014 observador permanente de la Santa Sede en Naciones Unidas y previamente, fue nuncio en Haití, donde fue destinado en 2008 por encargo de Benedicto XVI.

Como es tradición en la ceremonia de las cartas credenciales, los embajadores llegan al Palacio Real en una carroza de época desde el Palacio de Santa Cruz, sede del Ministerio de Asuntos Exteriores.

En la Plaza de la Armería, Auza ha sido recibido con los acordes del himno del Vaticano a cargo de músicos de un destacamento de 200 soldados de la Guardia Real.

Efe / Redacción