El cardenal Osoro en Lourdes: «Creer es lo más grande que le puede pasar a un ser humano» - Alfa y Omega

El cardenal Osoro en Lourdes: «Creer es lo más grande que le puede pasar a un ser humano»

«Tenemos una identidad como cristianos: somos invitados, somos enviados y somos reconocidos», dijo el cardenal Osoro a enfermos y hospitalarios durante la peregrinación diocesana a Lourdes que ha tenido lugar estos días organizada por la Hospitalidad de Nuestra Señora de Lourdes de Madrid, en la que han participado 96 personas enfermas y con discapacidad

Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo
Foto: Archimadrid

«Dios nos invita a ser morada de Dios», explicó el arzobispo de Madrid, «como María», que es «expresión y manifestación de Dios entre los hombres». «¡Qué belleza tiene recibir esta invitación en el mismo lugar en el que la Virgen María se apareció y nos mostró su rostro», dijo el cardenal Osoro en el santuario francés.

Al mismo tiempo que invitados, «somos también enviados. Tenemos que ponernos en camino, como María, que no se puede guardar a Dios para ella misma. Ella sale de su casa para manifestar en otro lugar que algo nuevo va a aparecer en este mundo, y que será la salvación para todos».

«Todos somos enviados –continuó el cardenal Osoro– a los lugares donde vivimos, por los que pasamos, con las personas con las que tenemos contacto. Hemos de ser hombres y mujeres que salimos al camino como la Virgen, llevando en nosotros a Dios mismo».

Foto: Archimadrid

Por último hemos de ser reconocidos, «como Isabel reconoció al Niño en el seno de la Virgen», que los demás vean que «Dios hace maravillas en nosotros». Y que nos reconozcan por lo que llevamos dentro, «no por nuestras palabras o ideas más o menos bonitas, sino por las obras de nuestra vida, por la capacidad de reconocer que el otro es mi hermano y que tengo que ir a buscarle. Y que el otro sienta la dicha de creer, que es lo más bello y más grande que le puede pasar a cualquier ser humano». Todo para que «con nuestra vida hagamos posible que las personas con las que nos encontramos nos digan, como a María: “Dichoso tú, porque crees, porque Dios mueve tu vida”».

La relación del cardenal Osoro con los enfermos y con las personas con discapacidad de la Hospitalidad de Lourdes viene de lejos. Hace apenas dos años, en otra peregrinación al santuario francés, recordaba «a tantos enfermos, personas con discapacidad y mayores que están viviendo en la soledad de sus casas o en residencias, y son acompañados por sacerdotes y laicos que les dedican su tiempo y les llevan el consuelo y la presencia sacramental del Señor». Y si el pasado 11 de febrero, día de la Virgen de Lourdes, el cardenal recordaba que «rezar por los enfermos nos ayuda a ver que quien sostiene y da plenitud a la vida es Dios», el domingo afirmaba que «la Virgen María nos invita a reconocer a Jesucristo en los demás».