El acusado de incendiar la catedral de Nantes confiesa el asesinato de un sacerdote - Alfa y Omega

El acusado de incendiar la catedral de Nantes confiesa el asesinato de un sacerdote

La víctima es Olivier Maire, de 60 años, superior provincial de los misioneros monfortianos

Redacción
El padre Olivier Maire. Foto: Twitter

La Policía francesa ha detenido a Emmanuel Abayisenga, ruandés de 40 años, por el presunto asesinato del padre Olivier Maire, de 60 años, en Saint-Laurent-sur-Sèvre (región de Vendée), a una hora al sudeste de Nantes. Los hechos se han producido después de que Abayisenga se entregara a los gendarmes, en la mañana de este lunes, 9 de agosto, confesando haber matado al sacerdote con el que vivía. Fuentes de la investigación han revelado que murió por un fuerte golpe.

La víctima era el superior provincial de los misioneros monfortianos, conocidos como Compañía de María. Así lo ha confirmado la diócesis de Luçon, a la que pertenece la localidad escenario del suceso, y el secretario general de la Conferencia Episcopal francesa, monseñor Hugues de Woillemont.

El superior general de los monfortianos, el padre Santino Brembilla, ha destacado en declaraciones para el canal BFMTV que fue «un religioso, sacerdote y misionero de gran valor». «Es verdaderamente una tragedia para nosotros».

Al parecer, el presunto asesino había sido acogido por la comunidad el pasado mes de mayo, tras quedar en libertad condicional a la espera de ser juzgado por el incendio de la catedral de Nantes, en julio de 2020, del que también se reconoció autor. Las autoridades han descartado cualquier tipo de motivación terrorista en el ataque al padre monfortiano, Más bien apuntan a algún trastorno psiquiátrico del detenido: a finales de julio había recibido el alta tras un mes internado en un centro psiquiátrico.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha querido expresar sus condolencias con un tuit en el que, «en nombre de la nación, rindo homenaje al padre Olivier Maire. Afectuosos pensamientos para los monfortianos y todos los católicos de Francia». «Proteger a los que creen es una prioridad», concluye.

Por su parte, y poco después de conocerse la muerte del sacerdote, el ministro del Interior francés, Gérald Darmanin, se desplazaba a la región y mostraba en Twitter todo su «apoyo a los católicos de nuestro país tras el trágico asesinato» de Maire.

Otras voces políticas se han sumado a las condolencias, como la de Olivier Faure, secretario del partido socialista francés. También en Twitter ha manifestado su «condena total al criminal que puso las manos sobre el hombre que le ofreció su hospitalidad».