Creatividad pastoral ante el confinamiento - Alfa y Omega

Creatividad pastoral ante el confinamiento

José Calderero de Aldecoa
Foto: Giuseppe Corbari

Es tiempo de confinamiento, y, por lo tanto, también es tiempo para la Iglesia de desarrollar el ingenio con el objetivo de poder seguir celebrando la fe junto a los fieles, a pesar de la distancia. En estas circunstancias, las plataformas onlinese han convertido en una herramienta imprescindible para alentar a los creyentes en su vida de oración, para seguir difundiendo la palabra de Dios y, por supuesto, para facilitarles la participación en la Eucaristía.

Desde Alfa y Omega hemos seleccionado varias propuestas de entre la infinidad de recursos que la Iglesia en su conjunto –obispos, sacerdotes, congregaciones, laicos, movimientos…– ha lanzado desde la aplicación del Estado de alarma. Este listado aspira a ser paradigma de la extraordinaria «creatividad pastoral» que la Iglesia ha puesto en marcha «para ayudarnos unos a otros a vivir la Cuaresma y la Semana Santa de una manera nueva», como pedía el expresidente de la CEE y arzobispo de Valladolid, cardenal Ricardo Blázquez, en un texto con orientaciones ante el coronavirus.

1.- Blázquez youtuber

El cardenal Blázquez no ha querido quedarse solo en las palabras y a sus 78 años ha comenzado un videoblog en YouTube. En la primera entrega el prelado asegura que, «en estos días, tenemos la oportunidad de leer más asiduamente el Evangelio, de rezar juntos y de conectar con tantas charlas, celebraciones, encuentros… a través de los medios de comunicación social». Blázquez pide que la «Cuaresma no sea un tiempo en blanco», sino «un tiempo para profundizar en los lazos familiares y ahondar en la solidaridad de unos hacia otros». Al arzobispo se le han sumado un nutrido grupo de sacerdotes diocesanos que utilizan Twitter, Facebook, YouTube o WhatsApp para ayudar a los fieles a seguir viviendo su fe y para evangelizar. (Blázquez se convierte en youtuber… y otros sacerdotes de Valladolid en red)

2.- Una parroquia virtual

El caso de La Rioja es atípico. Cuando un alto porcentaje de las parroquias españolas están cerradas, en esta diócesis han hecho justo lo contrario: han abierto un templo, al que, además, invitan a que acudan todos los fieles. Se trata de la parroquia virtual Virgen de la Esperanza, «para mantener la experiencia de la comunión y para brindaros pequeños servicios que nos ayuden a todos a mantener esa tensión en el corazón», explica en el vídeo de presentación el obispo de Calahorra y La Calzada-Logroño, Carlos Manuel Escribano. La parroquia cuenta, como cualquier otra iglesia, con templo, salón parroquial, coro, campanario o un espacio de escucha. La web es webdiocesana.wixsite.com/esperanza.

3.- Recursos misioneros

Si hay algo aparentemente contradictorio es el confinamiento y la misión. Pero es solo una apariencia. Lo demuestra Obras Misionales Pontificias, que ha habilitado un espacio en su página web –omp.es– «en el que se recoge un amplio catálogo de iniciativas para vivir el confinamiento, pero abiertos al mundo», explican. Los más pequeños pueden descargase la revista Gesto de forma gratuita, o distintas manualidades, recetas, láminas para colorear, pasatiempos… Los adultos tienen su propia sección de entretenimiento, donde podrán disfrutar de los programas que OMP realiza en radio y televisión. Y todos ellos están invitados a rezar el rosario misionero o escuchar el podcast diario –también accesible a través de WhatsApp– con un breve comentario del Evangelio realizado por el director de OMP, José María Calderón.

4.- La Pilarica 24 horas al día

El Arzobispado de Zaragoza y la Corporación Aragonesa de Radio y Televisión han instalado dos cámaras en la capilla de la Virgen del Pilar para «que todo el mundo, en cualquier momento y desde cualquier lugar, pueda dirigirle sus plegarias». La iniciativa seguirá haciendo válida la frase latina que está escrita en grandes letras e incrustada en el pavimento de la plaza del Pilar: «Tenemos como guía una Columna que jamás faltó a su pueblo ni de día ni de noche». La imagen se puede ver a través de una web específica, 24horasconlavirgendelpilar.es, a través de la cual también se puede seguir la Misa diaria. (Los fieles podrán volver a rezar ante la Pilarica gracias a la iniciativa 24 h. con la Virgen del Pilar)

5.- Adoración instagramer

La diócesis de Jaén ha puesto su mirada en los más jóvenes, a los que invita con la iniciativa Sal de ti a dedicar diez minutos de oración ante el Santísimo «para orar por los que sufren y por el fin de esta pandemia». La conexión diaria –en Instagram a las 20:30 horas y en Facebook a las 20:45 horas– está organizada por el Secretariado de Infancia y Adolescencia de la diócesis de Jaén, se realiza desde la parroquia Nuestra Señora de la Natividad de Villanueva de la Reina, y está dirigida por el sacerdote Jesús Díez del Corral.

6.- #EnCasaConDios

La vida religiosa se suma a la oración ante el coronavirus. Los jesuitas ofrecen con el hashtag #EnCasaConDios materiales y propuestas para la oración, la celebración y la solidaridad desde sus plataformas pastorales, centradas en tres temas: el desierto sobrevenido, el cuidado del otro y este nuevo ayuno de rutinas y hábitos.

7.- Maratón… de oraciones

También los laicos alientan en la oración ante el confinamiento. Mayfeelings, la red social que reza para cambiar el mundo fundada por Santiago Requejo, Joaquín de los Ríos y Bosco Ybarra, ha lanzado el maratón de oración #PrayParaSTOPelCoronavirus, para rezar «por los enfermos y por los sanitarios que los cuidan, las autoridades y por todos los que trabajan para asistir a los pacientes y frenar el contagio». Ya se han sumado personas de los cinco continentes.

8.- Desde Misa hasta mecanografía

Hakuna insta a sus seguidores a quedarse en casa con el hashtag #HKNSeQuedaEnCasa. El único que «no se queda en casa», aseguran, es «Dios», que «¡viene a las nuestras!». Por eso, «durante esta cuarentena, vamos a aprovechar. Dios nos espera y se nos entrega en nuevas circunstancias. ¡Su Amor no hay quien lo pare!». Así, tienen Misa y hora santa diaria a través de YouTube e Instagram, y ofrecen a través de su web behakuna.com tutoriales para aprender a tocar la guitarra, recetas de cocina e incluso un curso exprés de mecanografía.

9.- Liturgia de las horas en casa

Ante la imposibilidad de participar en la celebración eucarística, el Secretariado de Liturgia de la CEE recuerda que «es posible para cualquier cristiano, individualmente o en familia, celebrar la liturgia de las horas, sobre todo los laudes y las vísperas». Así ha preparado un material titulado Para la oración durante el tiempo de epidemia, disponible en archimadrid.es.

Fuera de España

10.- Oración por la unidad

Para una comunidad ecuménica como Taizé, cuyo carisma es la unidad, la situación de confinamiento y de cierre de iglesias que se vive en prácticamente toda Europa es algo que viven con tristeza, que quieren combatir con la oración. De esta forma, transmiten en directo a las 20:30 horas su oración de la tarde. Es una sencilla oración compartida por cuatro o cinco hermanos que está disponible en la cuenta de Facebook y a través de la página web de la comunidad, taize.fr.

11.- Misa para los selfis

Giuseppe Corbari, sacerdote de una parroquia al norte de Milán, pidió a sus parroquianos que le enviasen sus fotografías. «Les pedí que me mandaran selfis o fotos de toda la familia y les dije que después yo las imprimiría. Me costaba dar Misa sin gente», asegura en conversación con Alfa y Omega. Desde ese día, en los bancos de la iglesia están pegadas las fotografías de todos sus parroquianos: «Esto ha provocado en mí una reflexión sobre la necesidad de estar en comunidad y de estar juntos en este periodo tan difícil». Por Victoria Isabel Cardiel C. (Verse las caras en Misa a pesar del coronavirus)

La catequesis no para

La creatividad también se ha extendido al campo de las catequesis, donde las diócesis han implementado recursos online para «que los padres, abuelos y / o hermanos mayores puedan responder a la llamada de la Iglesia a recuperar en primera línea la responsabilidad de la catequesis de sus hijos, nietos o hermanos, compartida ordinariamente durante el año pastoral en las parroquias y colegios, con sus pastores y catequistas», como explican desde la Delegación de Catequesis del Arzobispado de Madrid. Estas son algunas de las propuestas

Madrid: Catequesis familiar Jesús me quita todo temor. Accesible en la página web de la Delegación de Catequesis, catequesis.archimadrid.es.

Oviedo: Catequesis online diaria de cinco minutos a las 12:25 horas. Accesible desde el Facebook  de Catequesis Asturias.

Galicia: Catequesis virtual semanal. Accesible desde la web catequesisdegalicia.com.

Santander: Catequesis familiar sobre el perdón. Accesible desde su página catequesis.diocesisdesantander.com.

Arguments: Es una iniciativa de laicos que ofrece todo tipo de recursos digitales para catequesis. Accesible desde arguments.es.

«Dios puede darnos la gracia a través de la comunión espiritual»

Con gran parte de las iglesias de España cerradas, la mayoría de las celebraciones públicas suspendidas por culpa del coronavirus y con los fieles sin poder recibir la comunión sacramental, se ha puesto de manifiesto la importancia de la comunión espiritual. Esta pequeña oración, que «consiste en el deseo de recibir al Señor sacramentalmente en la Eucaristía», surgió precisamente «en el contexto de grandes epidemias» –y también «de controversias en torno a la presencial real de Cristo en la Eucaristía»– durante la Edad Media, tal y como explica Daniel Escobar Portillo, delegado de Liturgia de la archidiócesis de Madrid.

Desde entonces, «la Iglesia siempre nos ha recordado que debemos fomentar el deseo constante del sacramento eucarístico», y por ello son muchos los santos maestros de la vida espiritual que han difundido la práctica de la comunión espiritual. Por ejemplo, santa Teresa de Jesús «hablaba del grandísimo provecho de esta comunión», asegura Escobar.

Además, «Dios puede darnos la gracia a través de la comunión espiritual», porque esta oración «va unida al deseo firme y sincero de recibir la comunión sacramental». «Y si por nuestra parte hacemos lo posible para recibir este sacramento, Dios tiene el modo, para nosotros desconocido, de darnos su gracia», explica el también colaborador de Alfa y Omega.