¿Cómo serán las actividades de verano de la pastoral juvenil? - Alfa y Omega

¿Cómo serán las actividades de verano de la pastoral juvenil?

«Quizás podamos ofrecer campos de trabajo con pequeños grupos, campamentos urbanos con poca estructura y participantes, acciones solidarias y voluntariados con las dimensiones permitidas», explican desde la Subcomisión de Juventud e Infancia de la CEE

Alfa y Omega
Foto: ABC

«Quizás podamos ofrecer campos de trabajo con pequeños grupos, campamentos urbanos con poca estructura y participantes, acciones solidarias y voluntariados con las dimensiones permitidas», explican desde la Subcomisión de Juventud e Infancia de la CEE

Ante la incertidumbre que acecha al trabajo pastoral con jóvenes de la Iglesia en el periodo estival por culpa del COVID-19, la Subcomisión de Juventud e Infancia de la CEE ha publicado un documento con orientaciones para las actividades de verano 2020. «No sé trata de especificar qué se podrá ofrecer y qué no», aseguran, sino de «hacer algunas reflexiones iluminadas por el criterio del dinamismo pastoral» y con el convencimiento de que «es mejor transformar que suprimir, adaptarse que cerrar».

En el verano planteado por la subcomisión, con el objetivo de «anunciar la alegría del Evangelio a los jóvenes», se recomienda combinar las actividades presenciales con las digitales. «Quizás podamos ofrecer campos de trabajo con pequeños grupos, campamentos urbanos con poca estructura y participantes, acciones solidarias y voluntariados con las dimensiones permitidas». Y también se pueden proponer actividades online «de calidad», como escuelas de formación o retiros virtuales, pero tratando de evitar «la saturación del joven».

Por último, desde la CEE se anima «a cuidar el valor de la oración», que «nos ayuda a afrontar este reto»; a «reforzar lo cercano –la parroquia, la comunidad–», lo que a su vez «reforzará la madurez de los jóvenes en su vivencia de la fe»; y se pide «lanzar una oferta apasionadamente creativa», «preguntar y escuchar a los jóvenes» para «posicionar, de manera definitiva, a la juventud en el centro de las actividades de la pastoral» juvenil, y no dejarse llevar por la angustia o la ansiedad. «No trabajamos en la Iglesia para cumplir un calendario, sino para invitar a la juventud a abrazar el amor de Cristo».

La subcomisión concluye el documento confiando en que «estas orientaciones puedan ayudarnos a seguir creciendo en comunión; a no perder la esperanza y la ilusión en el trabajo de la pastoral con jóvenes. A creer más en el protagonismo real» de la juventud «y a ser capaces de sembrar esperanza y luz, mostrando a Cristo y a su Iglesia que está bien viva y cercana a los jóvenes».

Puede consultar el documento íntegro pinchando AQUÍ.

Alfa y Omega