Católicos, evangélicos y ortodoxos se unen para pedir generosidad ante la crisis migratoria - Alfa y Omega

Católicos, evangélicos y ortodoxos se unen para pedir generosidad ante la crisis migratoria

Los presidentes de la Comisión de Conferencias Episcopales de la Comisión de las Conferencias Episcopales de la Comunidad Europea, cardenal Reinhard Marx, y de la Conferencia de Iglesias Europeas, obispo Christopher Hill, han hecho público un comunicado conjunto en el que renuevan su súplica a los Estados miembros de que sean «generosos en su hospitalidad» con los inmigrantes y refugiados. Su sufrimiento –subrayan– «corre el riesgo de agudizarse con la llegada del invierno»

Colaborador

Los presidentes de la Comisión de Conferencias Episcopales de la Comisión de las Conferencias Episcopales de la Comunidad Europea, cardenal Reinhard Marx, y de la Conferencia de Iglesias Europeas, obispo Christopher Hill, han hecho público un comunicado conjunto en el que renuevan su súplica a los Estados miembros de que sean «generosos en su hospitalidad» con los inmigrantes y refugiados. Su sufrimiento –subrayan– «corre el riesgo de agudizarse con la llegada del invierno»

La familia europea de naciones están haciendo frente a una crisis humanitaria de una escala sin precedentes en la historia de la posguerra [tras la II Guerra Mundial]. La guerra civil en Siria, la inestabilidad política generalizada en otras áreas de Oriente Medio y la extrema pobreza en muchas partes del África subsahariana han forzado hacia el norte a dos millones de personas, muchos traumatizados por la guerra, otros desesperanzados por la pobreza, para buscar asilo o la oportunidad de una vida mejor en Europa. La crisis migratoria han recibido una amplia cobertura mediática, el mundo político se ha lanzado en desbandada para encontrar soluciones, las comunidades religiosas y la sociedad civil por toda la UE ha respondido a veces con una sorprendente calidez y generosidad, especialmente hacia aquellos cuya necesidad es mayor. Los riesgos de la crisis nos abruman y el sufrimiento de aquellos que miran a Europa buscando refugio, asilo y la oportunidad de una vida mejor corre el riesgo de agudizarse –en particular con la llegada del invierno– a menos que esté próxima una respuesta política, apoyada de forma proporcional por todos los Estados miembros de la UE.

Los líderes cristianos de todo el continente han hecho oír sus voces, suplicando un trato humano para los migrantes, pidiendo a los Estados miembros que sean generosos en su hospitalidad e implorando por toda la Unión solidaridad al extender la bienvenida a los solicitantes de asilo, con una sensibilidad particular hacia los más vulnerables, especialmente las familias con niños y los menores acompañados. Nosotros, como presidentes de las dos agrupaciones más grandes de comunidades cristianas dentro de la Unión Europea, renovamos nuestra súplica de una respuesta política coordinada y unificada a la actual crisis migratoria y prometemos el apoyo de las Iglesias a las que representamos jugando nuestro papel, a cada nivel, desde el local-parroquial hasta el nacional, abrazando con generosidad el doble desafío de acoger a los hermanos y hermanos de más allá de nuestras fronteras que están desesperadamente necesitados y acuden a nosotros en busca de ayuda, y de convertirles en parte integral de la sociedad europea a la que pertenecemos.

Cardenal Reinhard Marx/COMECE y obispo Christopher Hill/CEC