Cardenal Müller: «No podemos engañar a las personas sobre la indisolubilidad del matrimonio» - Alfa y Omega

Cardenal Müller: «No podemos engañar a las personas sobre la indisolubilidad del matrimonio»

«Se intenta por todos los medios deconstruir y relativizar la doctrina católica sobre el matrimonio que se deriva del Magisterio de Jesús, con el único propósito de que la Iglesia tenga una apariencia conforme…

Redacción

«Se intenta por todos los medios deconstruir y relativizar la doctrina católica sobre el matrimonio que se deriva del Magisterio de Jesús, con el único propósito de que la Iglesia tenga una apariencia conforme con la sociedad», ha denunciado en Alemania el cardenal Gerhard Müller, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe

El cardenal Gerhard Müller, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, ha denunciado que «se intenta por todos los medios –exégesis, historia, dogmática, psicología y sociología–, deconstruir y relativizar la doctrina católica sobre el matrimonio que se deriva del Magisterio de Jesús, con el único propósito de que la Iglesia tenga una apariencia conforme con la sociedad». Lo hizo en Ratisbona, al presentar la traducción al alemán del libro «Dios o nada», del cardenal Robert Sarah.

Durante su intervención, el cardenal alemán subrayó que «todo aquel que permanece fiel a la doctrina de la Iglesia es atacado públicamente e incluso difamado como adversario del Papa, como si el mismo Papa, junto a todos los obispos en comunión con él, no fueran testigos de la Verdad revelada, que les fue confiada para que la administraran con fidelidad, para que no pudiera ser rebajada por los hombres a la medida humana». No se trata –añadió– «de adaptar la Revelación al mundo, sino de ganar el mundo para Dios».

Advertencia a la Iglesia en Alemania

El prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe advirtió también sobre el peligro de separar la doctrina y la práctica de la fe. En lo que se refiere a esa separación, la Iglesia «debería estar muy alerta y no olvidar la lección de la historia» precisamente en Alemania, aludiendo al cisma luterano de 1517. «No podemos engañar a las personas –continuó– acerca de la sacramentalidad del matrimonio, de su indisolubilidad, de su apertura a los hijos y de la complementariedad fundamental entre ambos sexos. La ayuda pastoral no debe perder de vista la salvación eterna».

En otra alusión a la situación de la Iglesia en su país de origen, el cardenal Müller criticó además «el clima de pretensión de liderazgo en la Iglesia universal» que tiene, y que no corresponde con su situación real, que muestra un alto número de apostasías, confesionarios abandonados y seminarios y conventos vacíos. Como solución, pidió «una nueva evangelización persistente y llena de franqueza y de celo apostólico».

Die Tagespost/Alfa y Omega