24 Horas para el Señor: «Necesito encontrarme con Él»

Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo
Ángeles en su parroquia de Santa María del Parque. Foto: Parroquia Santa María del Parque

Ángeles tiene ya casi 80 años, pero este viernes por la noche, de dos a tres de la madrugada, saldrá de su casa para encaminarse hacia su parroquia, Santa María del Parque, para celebrar junto a toda la Iglesia universal las 24 Horas para el Señor, la iniciativa impulsada por el Papa para que, con el lema De ti procede el perdón, en cada diócesis al menos una iglesia permanezca abierta del viernes al sábado para «celebrar el sacramento de la Reconciliación en un contexto de adoración eucarística».

En la adoración Ángeles tiene ya experiencia, porque «de joven acudía todos los jueves a la hora santa en mi pueblo», y en Madrid va todos los jueves junto a su marido, de 85 años, a la exposición del Santísimo en su parroquia. «Allí me encuentro como mucho más cerca del Señor, que se pone en el altar delante de ti, y te mueve más la oración, a hablar con Él, a hacerle promesas –aunque luego me resulte difícil cumplirlas–, a pedirle perdón… Allí encuentro paz y tranquilidad. Y también aprovecho para pedir por mis necesidades y por mi familia. Es estar un rato con el Señor, y me encuentro mucho más cerca de Él».

Gracias a pasar tantos a ratos a solas con Jesús en la Eucaristía, Ángeles reconoce que «yo ya no soy la misma. Yo tenía mucho genio y sigo teniéndole, ¡eh!, pero antes me costaba más perdonar si me la jugaban, y ahora sí perdono, me he vuelto de fácil perdón».

Por eso tiene ganas de que llegue el viernes por la noche: «Cenaremos en casa y me pondré el despertador. Quiero participar en esto de las 24 Horas para el Señor porque necesito encontrarme con Él en el silencio».

Horas intempestivas

Hay más parroquias que también se suman en la diócesis entre el viernes y el sábado a esta iniciativa, como Nuestra Señora de la Nieves, Cristo Resucitado, la ermita de la Virgen del Puerto, Nuestra Señora de Moratalaz, San Lucas Evangelista de Villanueva del Pardillo o Santísima Trinidad de Collado Villalba. En todas ellas habrá confesiones, turnos de adoración al Santísimo, oración personal…, en diferentes horarios, según el templo.

La basílica de la Milagrosa es otro de los lugares que participa desde hace años en esta iniciativa. A la hora de hablar de los frutos que ha traído consigo, su párroco, Juan José González, explica que «el hecho de que los grupos parroquiales se impliquen en esta propuesta ya es algo hermoso», y señala como momento fuerte «la vigilia de música y oración del viernes por la noche, en la que participan otras personas que no suelen ser de la parroquia. Y es muy bonito comprobar cómo gente que se entera de esto se pasa un rato por la basílica para hacer su rato de oración a las horas más intempestivas, de día o de noche».

Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo