«Túnez demuestra que la democracia es posible en el mundo árabe musulmán»

«Estamos contentos, porque es un reconocimiento y un estímulo a la democracia tunecina», dice el director Nacional de las Obras Misionales Pontificias (OMP) de Túnez, el padre Jawad Alamat, tras la concesión…

Colaborador

«Estamos contentos, porque es un reconocimiento y un estímulo a la democracia tunecina», dice el director Nacional de las Obras Misionales Pontificias (OMP) de Túnez, el padre Jawad Alamat, tras la concesión del Premio Nobel de la Paz en 2015 al Cuarteto para el diálogo nacional tunecino.

«Vivimos en una situación difícil, de lucha contra el terrorismo y la pobreza», afirma Jawad Alamat. «El Premio Nobel de la Paz es un gran impulso y un honor para Túnez, que no solo es visto como el país que inició el terremoto en el mundo árabe, que con su revolución ha dado vida a el derrocamiento de regímenes en otros países, sino que es reconocido como un país que está haciendo un camino hacia una democracia difícil, pero posible, en un mundo árabe-musulmán».

El Nobel «es un estímulo para Túnez, pero también una señal fuerte pare el resto del mundo árabe y de la propia Europa, porque demuestra que en un país árabe, a pesar de todos los obstáculos puestos por el terrorismo y por las condiciones sociales y económicas, es posible tener una confrontación pacífica a través del diálogo y el respeto mutuo», añade el responsable de las OMP de Túnez. «Damos gracias a Dios y a todos los que han querido otorgar este premio a Túnez».

El Cuarteto, formado en 2013, compuesto por UGTT, el Sindicato de Trabajadores de Túnez, por la Unión de Industria, Comercio y Artesanía, por la Liga Tunecina de Derechos Humanos y por la Orden Nacional de Abogados tunecinos, ha trabajado para hacer que Túnez saliese de los meses de estancamiento político en los que había caído tras los asesinatos de dos opositores, Choukri Belaid y Mohammad Ibrahim, permitiendo al país el reanudar el proceso de transición democrática.

Fides