Trump acudirá a la Marcha por la Vida de este viernes

Después de dirigirse a cientos de miles de manifestantes por videoconferencia hace dos años, Donald Trump acudirá este viernes a la multitudinaria Marcha por la Vida que se celebra en Washington, D. C. para conmemorar la sentencia que en 1973 legalizó el aborto en todo el país. También el Papa Francisco ha enviado un mensaje de apoyo

María Martínez López
Foto: CNS

Después de dirigirse a cientos de miles de manifestantes por videoconferencia hace dos años, Donald Trump acudirá este viernes a la multitudinaria Marcha por la Vida que se celebra en Washington, D. C. para conmemorar la sentencia que en 1973 legalizó el aborto en todo el país. También el Papa Francisco ha enviado un mensaje de apoyo

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha confirmado su asistencia a la Marcha por la Vida organizada este viernes en Washington, D. C. Será la primera vez que un presidente del país acude a esta manifestación provida, aunque Trump ya había hablado por vídeo en este acto, en la edición de 2018. El vicepresidente, Mike Pence, ha acudido desde 2017, primer año de la Administración Trump.

La Marcha por la Vida es el evento central de una semana en la que el movimiento provida de Estados Unidos conmemora la sentencia de los casos Roe vs. Wade y Doe vs. Bolton, con las que el Tribunal Supremo legalizó en 1973 el aborto a nivel nacional. Desde el año siguiente, en torno al 22 de enero (aniversario de la sentencia) se convoca esta manifestación anual para pedir que se revierta esta decisión judicial y el fin del aborto. En su 47ª edición, se ha elegido como lema La vida empodera: provida es promujer.

A pesar de las dimensiones de Estados Unidos, esta convocatoria anual congrega a personas de todo el país, que acuden a la capital por cientos de miles, a veces desafiando unas condiciones climáticas muy adversas, como olas de frío. No será el caso este año, pues para las cuatro horas que dura la manifestación se espera un tiempo bastante despejado con temperaturas en torno a los 10º C.

En los días anteriores a la marcha se han ido añadiendo a la agenda tanto marchas en otras ciudades del país (25 este año) como otros eventos en Washington, D.C.: una marcha juvenil, vigilias de oración ecuménicas o de distintas denominaciones, exposiciones, cenas benéficas, conferencias, etc. En una de estas vigilias, celebrada el jueves, el presidente del Comité de Actividades Provida de la Conferencia Episcopal Estadounidense, monseñor Joseph Naumann, compartió con los asistentes que la semana anterior, durante su visita ad limina, el Papa le había encargado transmitirles su apoyo y su exhortación a perseverar en la defensa del no nacido. «El sucesor de Pedro nos cubre las espaldas», aseguró.

En plena precampaña e impeachment

El presidente Trump anunció su presencia publicando en su cuenta de Twitter un vídeo del año pasado con el siguiente mensaje: «Os veo el viernes. ¡Una gran multitud!». En los tres años que lleva de gobierno, su administración ha apostado por diversas medidas en defensa de la vida: nombramiento de jueces provida para el Tribunal Supremo, retirada de fondos para la entidad abortista Planned Parenthood y legislación que permite a los estados hacer lo mismo, recuperación de la Política de Ciudad de México para evitar que la ayuda al desarrollo se destine al aborto, y varias medidas para que particulares e instituciones sepan si los seguros médicos que van a contratar cubren el aborto y para que puedan objetar a la contratación obligatoria de la cobertura de contraceptivos.

Por otro lado, su participación en la gran manifestación provida se produce a diez meses de las elecciones en las que intentará renovar su mandato y en las que cuenta, como uno de sus grandes motores, con el movimiento evangélico del país, fuertemente provida. También coincide con su impeachment en el Senado, que deberá decidir en los próximos días si lo destituye por los cargos de abuso de poder y obstrucción al Congreso a raíz del escándalo de Ucrania.

Oración por la vida… y acción

El 22 de enero también es una fecha importante para la Iglesia católica. Ese mismo día, celebró una edición más de su Jornada Nacional de Oración por la Protección Legal de los No Nacidos. Con este motivo, monseñor Naumann volvió a invitar a las comunidades católicas a implicarse en el año de servicio a las embarazadas y madres en dificultad convocado del 25 de marzo de este año a la misma fecha de 2021.

La iniciativa, con el lema Caminar con las madres necesitadas, se decidió en la última Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal, el pasado noviembre. El mensaje de monseñor Naumann reafirma el compromiso de la Iglesia de «nunca abandonar los esfuerzos para revertir estas terribles decisiones que han llevado a la muerte de millones de niños inocentes y al trauma de un sinnúmero de mujeres y familias».

Pero, en paralelo a este esfuerzo en los tribunales y los parlamentos, «la respuesta pastoral de la Iglesia se centra en las necesidades de las mujeres que se enfrentan a un embarazo en situaciones difíciles. Esto ha sido así desde hace tiempo, y esta respuesta se intensificará en breve». Dentro del año de servicio, los obispos invitarán a sus parroquias a «evaluar, dar a conocer y ampliar los recursos» dentro de sus comunidades, desde la conciencia de que a estas mujeres «se llega con más efectividad a nivel local».

Además, del 21 al 29 de enero, la Conferencia Episcopal ofrece materiales diarios para una novena por la vida, con reflexiones, oraciones por distintas intenciones (el fin del aborto, que todas las embarazadas reciban atención y cuidado, la sanación espiritual de las personas que han perdido un hijo por el aborto, la conversión de los implicados en la industria abortista…), propuestas de reparación como abstenerse durante el día de televisión, sonreír más o renunciar a una comida y material adicional para formarse en la cultura de la vida.

María Martínez López