Todo saldrá muy bien, de Gerson Pérez: música católica frente a la pandemia

Este músico y productor venezolano participa esta tarde a las 20:30 horas en el festival de música católica #YoMeQuedoEnCasa. Se puede seguir a través de sus redes sociales

Fran Otero

Este venezolano afincado en España desde hace cinco años lleva dedicado a la evangelización a través de la música desde que tenía trece; ahora, principalmente, como productor musical. Este miércoles participa en el festival de música católica #YoMeQuedoEnCasa. «Al final, todo saldrá muy bien y si no no sale bien es que aún no es el final», es el mensaje que lanza en su último single, creado durante la pandemia de coronavirus

¿Quién es Gerson Pérez?

Soy un venezolano, esposo y padre de tres hijas. Llevo en España cinco años. Desde los trece me dedico a la evangelización con la música. Ahora sigo en esta tarea pero como productor de varios artistas católicos en América Latina y España.

Pero tienes varios discos…

En 2008 publiqué mi primer disco (Ha llegado el tiempo) y en 2010 el segundo (Pinta mi vida). Desde entonces solo he sacado algunos singles, uno de ellos muy representativo: Yo soy libre. A partir de este trabajo, me llamaron Cielo Abierto, un proyecto de evangelización a través de la música en América Latina. Lo que me apasiona ahora es trabajar como productor con otros artistas.

¿Qué tipo de música haces?

Hago música worship. Me gusta la fusión del pop-rock electrónico.

¿Qué mensaje quieres lanzar esta tarde?

Que Dios siempre está con nosotros, pase lo que pase.

¿Nos recomiendas algunas canción tuya para estos momentos?

Debido a esta situación compuse una canción titulada Todo saldrá muy bien, que dediqué a las personas que están en primera línea de batalla para que todos estemos bien. La canción empieza diciendo que «al final, todo saldrá muy bien y si no no sale bien es que aún no es el final». A pesar de las dificultades y los problemas que vivimos como sociedad, Dios tiene la última palabra y cuida de nosotros. No es casualidad que nos invite en este tiempo de Cuaresma a interiorizar un poco, a despojarnos de nuestro egoísmo y a mirar un poco más al de al lado, que es lo que Jesús siempre pidió: que nos amemos los unos a los otros.