#StopNaufragios: frente a la pobreza extrema, cooperación

Las constantes noticias del naufragio de míseras embarcaciones atestadas de inmigrantes que intentan en vano llegar a Europa en busca de un futuro mejor no pueden por menos que sobrecogernos

Colaborador

Las constantes noticias del naufragio de míseras embarcaciones atestadas de inmigrantes que intentan en vano llegar a Europa en busca de un futuro mejor no pueden por menos que sobrecogernos

Las terribles imágenes de personas hacinadas, como si de animales se tratara, en barcos carentes de condiciones de seguridad y realizando largas y penosas travesías, cuya suerte ni ellos mismos pueden predecir, están removiendo la conciencia de no pocos. Están aún vivas en nuestra memoria las 950 personas del último naufragio, cerca de Lampedusa, en el que sólo 28 de ellas salvaron su vida. Durante el año 2014, según datos del ACNUR, los ahogados sobrepasaron la cifra de 3.500 y sólo en 2015 la cifra supera ya las 1.500 personas.

Jóvenes y Desarrollo quiere denunciar la inhumanidad de este tipo de viajes en condiciones de altísimo riesgo así como poner el foco en la cooperación y en la educación en los países del Sur como única vía para poder erradicar en el medio y largo plazo las condiciones de vida de pobreza extrema que empujan a miles de personas a jugarse la vida en el mar.

La Fundación Jóvenes y Desarrollo, ONGD salesiana dedicada a la educación y formación profesional de niños, niñas y jóvenes en riesgo de exclusión en los países del Sur, ha lanzado la campaña #StopNaufragios con el fin de concienciar y comprometer a la sociedad en la tareas del Desarrollo humano y sostenible.

Para lograrlo, los salesianos de Don Bosco, socio local de Jóvenes y Desarrollo, cuentan con centros de acogida, escuelas de enseñanza primaria y formación profesional en los países de donde provienen las pateras: Nigeria, Costa de Marfil, Camerún, Guinea Conakry, Congo, Senegal, Mali, Togo, Ghana, Níger, Burkina Faso, Gambia, Sierra Leona…

Han apostado por la educación como la principal herramienta para el desarrollo, porque, como señala el lema de Jóvenes y Desarrollo, «educar hoy es ayudar para siempre». Y están para quedarse, pase lo que pase, como el caso del Ébola en Sierra Leona, siempre al lado de la población más vulnerable y desprotegida.

De forma más concreta, Jóvenes y Desarrollo centrará los esfuerzos en un proyecto de capacitación profesional y concienciación de los jóvenes más desfavorecidos de Etiopía, sensibilizando sobre la realidad de estos viajes in extremis y proporcionándoles una alternativa de futuro a través de la educación.

El capital humano de un continente no puede desaparecer ahogado entre las aguas del Mediterráneo mientras Europa mira hacia otro lado. La cooperación al desarrollo es fundamental. Con esta convicción, Jóvenes y Desarrollo pide a la ciudadanía que se una a esta causa para tratar de frenar esta sangría de vidas humanas y ha puesto a disposición un número de cuenta para aquellos que deseen contribuir con esta causa.

Paremos esta vergüenza que nos degrada como seres humanos. Devolvámosles la dignidad que como personas humanas merecen. Apostemos por el desarrollo humano y sostenible.

Jóvenes y Desarrollo/ONG Salesiana/ANS