Se reanudan las vigilias con los jóvenes en Madrid

El pasado viernes, 1 de septiembre, el cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, presidió la primera vigilia Adoremus del curso en la catedral de Santa María la Real de la Almudena

Carlos González García
Foto: Maya Balanya

El pasado viernes, 1 de septiembre, el cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, presidió la primera vigilia Adoremus del curso en la catedral de Santa María la Real de la Almudena.

Tras el paréntesis vacacional, el purpurado volvió a congregar a los jóvenes de la Iglesia que peregrina en Madrid para animarlos a tener el pensamiento de Dios: «Tenedlo y no os arrepentiréis». Ese pensamiento, dijo, «que nos lleva a amar a todos sin excepción». Y también al contrario, señaló, «al que me hace daño y está contra mí», porque «Jesús murió por todos los hombres y no solamente por los que pensaban como Él». Así, «dio la vida por todos». Por tanto, aseveró, «pensemos como el Señor».

El arzobispo de Madrid, además, animó a los presentes a elegir «el camino del Señor». Y hacerlo «con su gracia» y «con su amor», porque Él «nos hace una oferta: pensar como Dios». Esto requiere por nuestra parte, en palabras del cardenal, «estar muchos ratos a solas con el Señor, pedirle que nos dé su manera de ser, de hacer, de construir y de mirar a los hombres», así como que «nos regale su mirada».

Y «qué distinta es la mirada de Jesús a la que a veces tenemos nosotros», señaló el cardenal. Este, con sus ojos fijos en los del Señor, invitó a descubrir en el Evangelio todos los pasajes en que está presente su mirada: «Mirada a la pecadora, a los leprosos, al que estaba tirado que le habían apaleado, a los que lo mataron…». Por ello, «merece la pena ser cristiano y salir por este mundo haciendo esta oferta», porque «no la hace nadie más que Jesucristo».

Asimismo, los alentó a «arriesgar todo por Jesús», a «tener su corazón, sus manos y su pensamiento» y a «regalar la amistad de Jesús». Porque Jesús «cargó con todo» y «cambió las cruces más pesadas amando y dando la vida», concluyó.

Infomadrid/Carlos González