REPAM: «Comienza la fase más importante» del sínodo sobre el Amazonas

El CELAM y la REPAM hacen suyos los sueños que el Papa Francisco expresa en la exhortación apostólica Querida Amazonia. Un documento que acogen «con gratitud, alegría y como un reto»

Alfa y Omega
Foto: CNS

El CELAM y la REPAM hacen suyos los sueños que el Papa Francisco expresa en la exhortación apostólica Querida Amazonia. Un documento que acogen «con gratitud, alegría y como un reto»

Los obispos de América Latina han pedido a los estados de este continente que cooperen con la Iglesia para «proteger la Amazonía», abordando problemas como «la deforestación, el flagelo de la trata de personas, la contaminación ambiental, entre otros graves problemas». Es la invitación que la presidencia del Consejo Episcopal Latinoamericano(CELAM) hace en un comunicado sobre la exhortación apostólica postsinodal sobre el Amazonas, que el Vaticano hizo pública este miércoles.

Querida Amazonia –subraya el comunicado– «nos muestra con claridad que la Iglesia está íntimamente unida con la Amazonía, caminando al lado de los pueblos y comunidades indígenas y de todo lo creado, como su fiel aliada en la defensa y promoción de sus derechos», en la preservación del medio ambiente y en la promoción de una vida digna.

El CELAM la ha acogido «con gratitud, alegría y como un reto». Especialmente hace suyos los cuatro sueños del Papa Francisco: el de una Amazonía que luche por los derechos de los más pobres, en la que se preserve su riqueza cultural, que custodie su hermosura natural y con comunidades cristianas encarnadas.

Camino de «permanente escucha»

A esta invitación a «abrazar juntos los sueños» de Francisco se ha sumado el comité ejecutivo de la Red Eclesial Panamazónica (REPAM). En su comunicado, los cardenales Claudio Hummes y Pedro Barreto y el padre Mauricio López, su presidente, vicepresidente y secretario general respectivamente, subrayan también «la gratitud por el camino andado, la convicción de nuestro compromiso encarnado como Iglesia en este territorio y con la esperanza en el futuro».

Lo esencial de este proceso –apunta el texto– «ha sido la permanente escucha que ha acompañado la actitud de diálogo con lo diverso». El Papa Francisco ha dado «ejemplo» de esta «escucha y respeto, y sobre todo de valentía, para que el Espíritu sople con fuerza» e impulse distintos procesos de conversión.

«Un regalo de la periferia»

Todo el itinerario ha sido «un regalo de la periferia para el centro». Y fruto de él ha salido una exhortación que la red invita a «leer, orar, estudiar, discernir, compartir y, sobre todo, asumir como compromiso real para actuar a favor de la vida, y la vida en abundancia, para esta Amazonía y para las futuras generaciones» de todo el mundo.

Pero, sobre todo, el comunicado recuerda que ahora «comienza» la fase «más importante» del «complejo y hermoso proceso sinodal»: «Llevar a la vida los frutos de su discernimiento».

Son cuatro los ámbitos en los que, según recuerda la REPAM, debe concretarse la conversión: el pastoral («anunciar la alegría del Evangelio en el respeto a las culturas»), cultural («no tener miedo a lo diverso y reconocer la presencia de Dios en este diálogo intercultural con pueblos y comunidades»), ecológica («descubriendo el rostro de Dios en todo lo creado y su majestuosidad y vulnerabilidad», junto a la urgencia de «un cambio socioambiental») y sinodal («caminar más juntos, en la escucha del pueblo y su sentido de Dios y crear nuevas posibilidades»).

Alfa y Omega