Profesionales de la sanidad pública piden que también se considere al feto como paciente

Médicos y enfermeros de la Sanidad Pública exigieron el sábado que el feto también sea considerado un paciente suyo. Insistieron en que «el aborto no es un acto médico», porque supone la muerte de un ser…

Alfa y Omega

Médicos y enfermeros de la Sanidad Pública exigieron el sábado que el feto también sea considerado un paciente suyo. Insistieron en que «el aborto no es un acto médico», porque supone la muerte de un ser humano. Reclaman que el no nacido sea tenido en cuenta en el debate sobre el aborto, y que a las mujeres que se plantean abortar se les ofrezca información sobre su hijo y ayudas

profesionalessanidadpublicafetoDecenas de médicos y enfermeros de la Sanidad Pública madrileña se congregaron el sábado en las puertas de la Maternidad de O’Donnell para exigir que el feto también sea considerado un paciente al que hay que proteger y respetar

Durante la convocatoria del colectivo Batas Blancas por la Ciencia, los profesionales insistieron en la necesidad de atender los últimos avances científicos, que «permiten conocer con mucha más precisión que hace años las características y acciones humanas del feto en el proceso de gestación».

Junto al testimonio de ginecólogos que han intervenido en operaciones intrauterinas, solucionando malformaciones o problemas en la gestación, los profesionales sanitarios insistieron también en la necesidad de apoyar a las madres embarazadas.

Ser humano, no sólo ser vivo

En la lectura de un manifiesto público, recalcaron que «los avances científicos permiten definir al nasciturus como un ser humano y no como un mero ser vivo, algo que no se sostiene desde el más básico conocimiento médico». Por ello sostienen que «el aborto no es un acto médico» y no debería ejercerse en centros sanitarios de titularidad pública.

Los profesionales sanitarios congregados manifestaron su satisfacción con el anteproyecto de ley del aborto presentado por el Ministerio de Justicia. Entienden que es «un paso adelante para evitar las prácticas abortivas, así como la banalización del debate».

En su propuesta pública, los profesionales sanitarios creen que debe haber un mayor esfuerzo divulgativo sobre la gestación humana: «A la hora de debatir sobre esta cuestión es preciso tener en cuenta la realidad de la formación de la vida humana. Se comete un grave error al valorar la legalidad o no del aborto sin partir de los últimos conocimientos profesionales».

Por último, consideran que «toda mujer tiene derecho a conocer el desarrollo embrionario de su hijo y el sistema por el que, en caso de que una madre quiera abortar, será eliminado».

Alfa y Omega