Nativos digitales - Alfa y Omega

Nuestros seminaristas son hijos de este tiempo, con sus capacidades y virtudes y con sus límites y necesidades. Son jóvenes nacidos en la era digital, nativos digitales, con todas las posibilidades que las nuevas tecnologías nos ofrecen y con los retos que estos medios nos plantean. Un ambiente en el que han nacido y que también configura su personalidad y la de los destinatarios de su misión como futuros pastores misioneros. Como nos dice el Papa Francisco en el mensaje para la Jornada de las Comunicaciones Sociales del próximo año: «En la llamada de los primeros discípulos, en la que Jesús sale a su encuentro y los invita a seguirle, vemos también la invitación a utilizar todos los medios de comunicación, en todas sus formas, para llegar a las personas como son y donde viven». 

Esta certeza es la que nos ha llevado a vivir unas jornadas de formación en nuestro seminario con el título: Salid + adentro. La misión en el paradigma digital. Riesgos y oportunidades. El mundo digital es un lugar donde hay que estar y que hay que habitar, pero no de cualquier modo: hay que pensar cómo estar, creando comunidad y desde un discernimiento que tenemos que ir haciendo para que nuestras redes puedan ser testimonio vivo y en ellas podamos ser testigos del Señor de la historia.

Con la ayuda de profesionales de la comunicación, como Isidro Catela, José María Rodríguez Olaizola, María Zabala, Rodrigo Pinedo, José Beltrán o Amalia Casado, y de diversos testimonios en el mundo de las redes sociales, hemos podido ahondar en este gran ámbito de nuestro mundo de hoy, en el que nuestros seminaristas están y desean poder seguir evangelizando con su creatividad, generosidad y sobre todo como hermanos entre sus hermanos. Asumiendo algunas notas que durante estas jornadas nos han ido presentando como necesarias para una verdadera antropología digital: consistentes, coherentes, forjadores de historias y de comunidad, críticos, libres, capaces de encuentro, con inteligencia sentiente, con emoción discreta y con austeridad de vida.