La Iglesia pide a los Gobiernos europeos acoger refugiados

La Comunidad de Sant’Egidio, el Servicio Jesuita a Refugiados y las Hermanas Misioneras de San Carlos Borromeo han lanzado un comunicado en el que piden a Europa reaccionar «para salvar a los más vulnerables» tras el incendio del campo de Moria. Alemania ha dado el primer paso al anunciar que acogerá «una parte sustancial» de ellos

Redacción
Foto: Reuters / Alkis Konstantinidis

«Que la Unión Europea, en colaboración con el gobierno griego, intervenga inmediatamente en señal de acogida e integración de un número de personas que está ciertamente a su alcance», dicen en un comunicado conjunto la Comunidad de Sant’Egidio, el Servicio Jesuita a Refugiados y las Hermanas Misioneras de San Carlos Borromeo. Tras el incendio que arrasó el campo de refugiados de la isla de Lesbos la semana pasada, estas tres instituciones de Iglesia han instado a los Gobiernos europeos a tomar decisiones urgentes «para para salvar a las personas más vulnerables, empezando por los enfermos, las mujeres, niños y ancianos» que se encuentran en Lesbos.

En su comunicado reiteran así la petición del Papa en el último Ángelus, que invitó a recibir a los solicitantes de asilo «humanamente y con dignidad». «Solo favoreciendo la vía del diálogo y de las relaciones pacíficas, será posible llegar a una solución en interés de todos –sostiene el comunicado–. Retrasar o, peor aún, fingir que no pasa nada, mientras se espera que se cree una nueva precariedad permanente en detrimento de las familias que viven en la isla desde hace meses, algunas desde hace años, será una grave culpa para un continente que es símbolo del respeto de los derechos humanos, una vergüenza ante la historia».

Asimismo, piden a las distintas Conferencias Episcopales del continente que insten a sus respectivos gobiernos «a desarrollar nuevos proyectos de acogida e integración, dos prácticas que son buenas no sólo para los migrantes, sino en términos de valores y de futuro, para todos los ciudadanos europeos».

Alemania da el primer paso

De momento, ha sido el Gobierno alemán el que ha tomado la iniciativa. Ayer, el portavoz del Ejecutivo, Steffen Seibert, anunció que su país está dispuesto a acoger «una parte sustancial» de los refugiados de Moria. Seibert indicó también que Alemania está buscando «una solución europea» para este problema, por el que más de 12.000 personas se encuentran ahora malviviendo a la intemperie.

Ya la semana pasada, el ministro de Interior, Horst Seehofer, anunció que Alemania se comprometía a acoger a 150 menores no acompañados, mientras que otros 250 serían reubicados entre Francia, Finlandia, Luxemburgo, Holanda, Eslovenia, Croacia, Portugal, Bélgica y Suiza.

Esta actuación se aliena con el llamamiento de las tres instituciones de Iglesia, que desde hace tiempo trabajan en Moria. En su comunicado, recuerdan también la iniciativa de los corredores humanitarios: «Es una vía que debe seguirse para salvar a otros refugiados, mediante la creación de redes con muchas asociaciones, parroquias y ciudadanos comunes que se han ofrecido a acogerlos con gran generosidad».

Ofrecimiento desde España

Desde nuestro país, también se ha ofrecido ayuda, sin embargo la iniciativa no ha partido del Gobierno de Pedro Sánchez, sino de diversas comunidades autónomas y ayuntamientos.

La Generalitat de Cataluña aseguró este sábado poder recibir a 100 de los afectados del incendio y pidió al Ejecutivo central «que se ofrezca a la Unión Europea y al Gobierno de Grecia a participar de manera solidaria con el resto de Estados europeos en la reubicación».

Asimismo, los Ayuntamientos de Barcelona y Valencia, junto con el de Amsterdam, enviaron ese mismo día una carta a las autoridades europeas en las que muestran su disponibilidad para la acogida de menores desplazados. En la misiva, firmada por los tres alcaldes, se habla habla de la gravedad de la situación y se pide solidaridad.

«Si la situación de vulnerabilidad de los refugiados que permanecían en este campo era grave, las condiciones ahora están empeorando aún más rápidamente». Por ello, el trío de ayuntamientos pide a «todos los gobiernos europeos» un «mayor compromiso con la solidaridad».