Monseñor Argüello pide a los laicos «vivir en comunión, salir en misión, descentrarnos de nosotros mismos» - Alfa y Omega

Monseñor Argüello pide a los laicos «vivir en comunión, salir en misión, descentrarnos de nosotros mismos»

Alfa y Omega
Foto: CEE

Durante la segunda jornada del Congreso de Laicos, los 2.000 participantes pudieron tomar parte en 80 grupos de reflexión de 40 líneas temáticas distintas

El secretario general de la Conferencia Episcopal Española, monseñor Luis Argüello, pidió el sábado a los participantes en el Congreso de Laicos Pueblo de Dios en salida «vivir en comunión, salir en misión, descentrarnos de nosotros mismos. Esto solo es posible si somos sostenidos por la gracia del Señor».

En la Eucaristía con la que arrancó la segunda jornada del congreso, el también obispo auxiliar de Valladolid señaló al Evangelio como eje central de todo: «El Evangelio nos muestra uno de los latidos del corazón de Cristo: la conmoción de sus entrañas al salir a los caminos y ver que los hombres y las mujeres están abatidos, como ovejas sin pastor». Esa misma «conmoción de entrañas por lo que pasa a nuestro alrededor» debe acompañar a los cristianos, junto con la comunión y la alegría.

También recordó las tentaciones del clericalismo y la autorreferencialidad. Y concluyó la homilía aludiendo a cómo a la liturgia «traemos las heridas del mundo para verlas con Cristo, para que el pan y el vino nos lance a patear las calles, como ayer nos invitaba el Papa Francisco».

Comienzan los itinerarios

Tras la celebración de la Eucaristía, los 2.000 congresistas han comenzado el recorrido de cada uno de los cuatro itinerarios, que estaban formados por una charla de presentación general, presentación de experiencias en las diez líneas temáticas en las que se dividía cada itinerario, y grupos de discusión.

Los que eligieron el itinerario de Primer Anuncio escucharon la charla impartida por Xavier Morlans, profesor de la Facultad de Teología de Cataluña, en Barcelona. Con el término «primer anuncio», señaló, «se quiere designar una realización específica de la sacramentalidad o eficacia de la Palabra de Dios, es decir, un núcleo fundamental de la Palabra de Dios que tiene una doble función ya que es a la vez generador del primer encuentro con Jesucristo y realimentador de la vida con y en Cristo». De hecho este es el significado original de la palabra Evangelio y de la palabra kerigma.

Covadonga Orejas, del Equipo Ruaj, ha sido la encargada de introducir el itinerario dedicado al Acompañamiento. «La mediación de acompañamiento –explicó– es indispensable hoy para crecer, vivir y convivir en inclusión y como gran familia presidida por ese Dios- Presencia misteriosa que siempre acompaña. No podemos tomarlo como una moda, ni llamar a todo acompañamiento. El acompañamiento existe desde siempre. En la situación actual, lo redescubrimos con mayor fuerza y necesidad».

El itinerario Procesos formativos fue presentado por Gabino Uríbarri Bilbao, de la Universidad Pontificia Comillas (Madrid) y de la Comisión Teológica Internacional (Roma). El punto de partida de su exposición fue que «la fe es un tesoro que genera alegría». «Hemos sido agraciados y estamos alegres. Se nos ha concedido gustar “la alegría del evangelio”. La alegría es la palabra fetiche para la misión en el magisterio del Papa Francisco».

De la presentación del itinerario cuatro, Vida Pública, se ha encargado Agustín Domingo Moratalla, catedrático de Filosofía Moral y Política de la Universidad de Valencia. Partiendo de su propia vivencia como profesor, educador, padre de familia, esposo y laico con experiencia de gestión pública y política, ha querido aprovechar para recordar que los laicos militantes y «confesadamente» católicos viven su condición en contextos marcados por una secularización compleja y una soledad «algo» dramática.

Turno de las experiencias

Después de estas introducciones, fue el turno de las experiencias. Los interesados en el primer anuncio pudieron compartir iniciativas y testimonios sobre cómo presentar el Evangelio en el diálogo con las personas de nuestro entorno, propuestas específicas dentro de la Iglesia, cómo aprovechar para ello la preparación a los sacramentos, el arte o la religiosidad popular, el potencial de los centros educativos o cómo se vive en los países de misión.

La iniciación cristiana, la familia y los centros educativos, el sufrimiento y la soledad, la vulnerabilidad son también entornos en los que es necesario el acompañamiento del que trataba el segundo itinerario. También se pudieron escuchar experiencias con jóvenes, no creyentes, con los propios acompañantes y personas con diversidad funcional.

En el tercer itinerario los participantes han podido elegir entre distintos tipos de formación: los itinerarios que abarcan toda la vida, los equipos de fe-vida en los movimientos, métodos como la encuesta, la revisión de vida y el proyecto de vida, la formación en doctrina social de la iglesia. Cómo formar para la oración, en la familia, a los profesionales o en el tiempo libre han sido otras opciones.

En cuanto al itinerario cuatro los participantes que hayan elegido este camino, han conocido experiencias relativas a la presencia en la vida pública: el compromiso en la política y en el mundo asociativo; en el mundo del trabajo y en los sindicatos; con la familia y en la vida; con las personas en situaciones de pobreza; con las personas migrantes; con el cuidado del planeta; en la educación y ante la economía y el consumo; además de cómo crear pensamiento transformador de la realidad y hacia una presencia transformadora en medios de comunicación y redes sociales.

Por la tarde, otro itinerario

Por la tarde se repitió el mismo programa, de forma que cada participante ha podido realizar dos itinerarios diferentes. La jornada se cerró con un concierto en el que actuaron Grilex, Hakuna, Olga Martínez, Gaby Soñer, Chito Morales (Brotes de Olivo) y Fermín Negre (IXCIS), Bombaii, Amanecer, María Vasán, Sara y Mingos, Toño Casado, Unai Quirós, Jesús Cabello y Mabelé, cuya canción Misión se ha convertido en el himno del congreso de Laicos.

CEE/Alfa y Omega