«Me gusta tomar cervezas con Pablo Iglesias»

Colaborador
Pablo Iglesias, durante la entrega del premio literario Valera a Juan Manuel de Prada en 2018. Foto: Guillermo Navarro

Uno de los retos que Juan Manuel de Prada tiene pendiente desde hace varios años es la publicación de un libro conjunto de debate con dos amigos, los pensadores marxistas y no creyentes Carlos Fernández Liria y Santiago Alba Rico, ambos chestertonianos. «No lo hemos abandonado, pero hay que replantearlo». Además de que serían «dos contra uno», bromea, se enfrentan al desafío de llegar al público. «La gente busca en este tipo de libros una adhesión [a sus ideas], y aquí se iban a tropezar con una obra problemática. Es probable que no la compraran ni sus seguidores ni los míos». Una muestra del «fanatismo que está tan extendido hoy».

¿Es frecuente esta admiración por Chesterton en ámbitos de la izquierdas?

A Carlos y a Santiago les sorprende que desde la izquierda no se le reivindique más. Aunque mucha gente de ese ámbito siente admiración por él, como Íñigo Errejón o Pablo Iglesias. De forma parcial, naturalmente. Casi todas las ideologías modernas, que se podrían considerar herejías del cristianismo, se caracterizan por que hacen estallar esa visión abarcadora que tiene la fe y se quedan con algunos añicos. Por eso hay en ellas fragmentos de verdad. Ellos se dan cuenta de la devastación antropológica que provoca el capitalismo, y de que la fe religiosa es un escudo (cada vez más frágil) frente a ella. Es indudable que provoca mucha curiosidad porque no se conforma con la realidad, le da la vuelta a las cosas y te obliga a hacerte preguntas.

¿Qué ven sus amigos en Chesterton?

Les atrae su visión católica, porque son grandes detractores de esa visión turbia del protestantismo sobre la condición humana. Les interesa el amor que destila por los seres humanos, y su combate por defenderlos frente al dinero. Citan siempre un fragmento de Lo que está mal en el mundo [en el que Chesterton habla de una orden de que se corte el pelo a los niños pobres para que no tengan piojos, N. d. R.] y afirman que para que una golfilla pueda conservar su pelo largo habrá que cambiar el mundo.

¿Esta admiración les ha servido para acercarse a otros aspectos de Chesterton, como su catolicismo?

Yo sí percibo una evolución. Cada vez hay más sintonía, aunque la contaminación ideológica todavía tira mucho de ellos. Tienen una visión de la Iglesia bastante positiva. Por ejemplo, han escrito una carta defendiendo al Papa Francisco. Una vez que te despojas de los apriorismos, vas a conocer en la Iglesia realidades que no te gustan, pero también otras muchas hacia las que te sientes muy próximo. A veces, bromeando, me reconocen que son católicos. Creo que en gran medida lo son. Les cuesta creer en Dios, pero eso en cualquier momento puede ocurrir.

Sobre su relación con personas como Pablo Iglesias, algunos han criticado que «los extremos se tocan».

Lo que pasa es que la gente está fanatizada, y si a Pablo Iglesias le gusta una novela mía, o a mí tomarme una cerveza con él, necesitan interpretar que hay unas oscuras conexiones ideológicas. ¡Que no, hombre, que no! Hay interés en discutir, inquietud, curiosidad intelectual. Creo que esta ansia por interpretar todo ideológicamente es producto de una época muy agónica. También desde algunos ámbitos católicos se han adoptado visiones ideológicas de forma pendular: a veces más a la izquierda, otras más a la derecha. Es lastimoso, porque son infinitamente más pobres que las que da el pensamiento católico.