Los padres, ante la deriva educativa: «Si esto sigue así, iremos a la calle o a los tribunales»

Asociaciones como CONCAPA o Escuelas Católicas han manifestado su rechazo a la maniobra del PSOE de trabajar sobre la nueva ley de educación sin contar ni con la concertada ni con los padres. «Quieren crear una red escolar única, pública y laica», denuncian

Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo
Foot: Jaime García

Asociaciones como CONCAPA o Escuelas Católicas han manifestado su rechazo a la maniobra del PSOE de trabajar sobre la nueva ley de educación sin contar ni con la concertada ni con los padres. «Quieren crear una red escolar única, pública y laica», denuncian

«Estamos asistiendo a esta situación con mucha sorpresa. No nos lo imaginábamos, ni siquiera sabíamos que iba a haber una reunión. Nuevamente se nos ha hecho un desplante a la concertada y a los padres»: esta es la reacción de Pedro José Caballero, presidente de la Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y Padres de Alumnos (CONCAPA), ante la reunión de trabajo sobre la nueva ley de educación mantenida el lunes por la ministra de Educación, Isabel Celáa, con numerosas organizaciones de la comunidad educativa y con los sindicatos UGT y CC. OO.

«El PSOE es muy libre de reunirse en Ferraz con quien quiera, pero no puede decir que se ha reunido con toda la comunidad educativa», apostilla José María Alvira, secretario general de Escuelas Católicas, quien espera que el Gobierno, para elaborar la nueva ley de educación, «cuente también con la escuela concertada».

En la actualidad, uno de cada cuatro alumnos en España estudia en la concertada, que constituye la tercera parte de la red educativa de nuestro país. Por eso, la decisión de Ferraz de tener una reunión de trabajo de cara a la nueva ley y no convocarles, «nos ha sentado realmente mal», atestigua Caballero, para quien este hecho «se enmarca en la hoja de ruta de la ministra Celáa de arrinconar cada vez más a la enseñanza concertada y que resulte residual. Parece que van a por todo aquello en lo que la Iglesia está presente, tanto en el campo de la educación como en la sociedad».

Por su parte, José María Alvira espera que la nueva ley, cuyo proyecto ya se presentó en la legislatura anterior, «no se agudice» por las demandas de los nuevos socios de Gobierno «y no reciba las influencias de partidos políticos más extremos». Más aún, espera que «se tengan en cuenta las opciones de las familias y la demanda social, porque curiosamente la demanda social es un argumento que usan el PSOE y el Gobierno para justificar otras leyes, pero parece que en educación no cuenta», ironiza.

Con este panorama, «parece que hay temor a la libertad de enseñanza», dice Alvira, quien también rechaza que el proyecto de ley contemple «un Consejo escolar con más poder que el titular del centro», o que en ese Consejo haya un representante del Ayuntamiento: «Nos negamos a que en el Consejo escolar haya un comisario político». En esta línea, Pedro José Caballero denuncia «la pretensión del Gobierno de crear una red escolar única, pública y laica».

Por todo esto, Alvira espera que cese esta «marginación» a la concertada: «queremos que se nos convoque y que se cuente con nosotros, y que haya diálogo y entendimiento».

Por su parte, Pedro José Caballero pide que la nueva ley «garantice los derechos que tenemos los padres a educar a nuestros hijos según nuestras convicciones. No queremos ceder ese papel y esa responsabilidad al Estado».

Por eso, afirma que «si esto sigue así defenderemos nuestros derechos en la calle y en los tribunales. Si no se cuenta con las familias y se quiere educar a los hijos sin contar con los padres, tomaremos cartas en el asunto. Si no hay diálogo y consenso, haremos lo que tengamos que hacer para defender nuestros derechos y los de nuestro hijos».

Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo