Los obispos aplauden a los periodistas y medios de comunicación: «Sin esta labor, este aislamiento sería muchísimo peor»

Fran Otero
Foto: María Pazos Carretero

Reclaman que el agradecimiento de todos se traduzca en «apoyo social para que puedan continuar llevando a cabo su tarea en un futuro que se presenta difícil»

Los obispos de la Comisión de Medios de Comunicación Social de la Conferencia Episcopal Española (CEE) acaban de publicar un mensaje para mostrar su apoyo y agradecimiento al trabajo que todos los profesionales de la comunicación y empresas informativas están realizando en estos momentos, una labor, dicen, sin la cual el confinamiento de la población «sería mucho peor».

«Los medios de comunicación nos permiten conocer lo que está ocurriendo con todos sus matices y sus complejidades, ponen en contexto las informaciones y dan respuesta a nuestras preguntas. Además, difunden las indicaciones que señalan las autoridades competentes y ayudan a desmentir las noticias falsas y los bulos que pueden angustiar o hacer caer en la desesperación o el desorden. Vuestro servicio es esencial para una sociedad que ama la libertad y la verdad», afirman en el texto.

Del mismo modo, destacan el papel de las empresas de comunicación y la labor de periodistas, corresponsables y comunicadores «acortando las distancias geográficas y sociales», abriendo «una ventana a la esperanza y al futuro», y ofreciendo «múltiples posibilidades para estar conectados con el mundo y para desarrollar sus cualidades». No se olvidan del entretenimiento con música, cine o programas de humor, que «nos permiten salir de una rutina diaria necesariamente estrecha y nos vincula con lo mejor de la humanidad». Y añaden: «Sin esta labor de los medios de comunicación, este aislamiento sería muchísimo peor».

En el mensaje los obispos también se refieren a la dificultades y preocupaciones del sector, sobre todo en lo que se refiere a una posible pérdida de puestos de trabajo y, por ello, pide que el agradecimiento de todos se traduzca «en apoyo social para que los medios puedan continuar llevando a cabo su tarea ahora y en un futuro que se presenta difícil».

«Cuando mueren las esperanzas de los pueblos, desaparecen las culturas. Por ello, a vosotros hombres y mujeres de la comunicación en España os pedimos que no os canséis, en medio de este oscuro panorama. Sed portadores de la verdad y la esperanza en todo aquello que hacéis y comunicáis, para que vuestras noticias y programas alcancen el corazón de la ciudadanía dolorida. Sabed que estáis presente en nuestras oraciones para que el mal de este espantoso virus no os alcance y podías gozar siempre de la “salud del alma y del cuerpo”», afirman.

Una tarea colectiva

En el texto, los obispos señalan que esta pandemia se superará por el esfuerzo colectivo de cada uno: «Esta situación se puede superar juntos, sumando el esfuerzo de cada uno para construir un tiempo nuevo lleno de valores y con un estilo de vida mucho más sencillo y fraterno».

Por ello se suman también al reconocimiento del «luminoso trabajo de los profesionales que están en primera línea de guerra como los sanitarios y sus servicios auxiliares, laboratorios y farmacias. También de los que «facilitan la vida cotidiana»: repartidores y distribuidores, comerciantes y supermercados, servicios de limpieza, de transporte, de mantenimiento, funerarias, junto con las ejemplares actuaciones de los militares, guardias civiles y policías. Y, finalmente, de los sacerdotes en los hospitales, cementerios, atendiendo desde las parroquias a los que están solos y asistiendo a los más necesitados unidos a Cáritas.

Fran Otero