Los mártires catequistas de Mozambique, más cerca de ser beatificados - Alfa y Omega

Los mártires catequistas de Mozambique, más cerca de ser beatificados

El 23 de marzo, miles de fieles se reunieron en el Centro Catequético de Guiúa, en la diócesis de Inhambane, para la conclusión de la fase diocesana del proceso de beatificación y canonización de un grupo de catequistas laicos mozambiqueños y sus familias, asesinados por odio a la fe el 22 de marzo de 1992, mientras participaban en un curso de formación en este centro, administrado por los Misioneros de la Consolata

Redacción
Foto: Rivista Missioni Consolata

El 23 de marzo, miles de fieles se reunieron en el Centro Catequético de Guiúa, en la diócesis de Inhambane, para la conclusión de la fase diocesana del proceso de beatificación y canonización de un grupo de catequistas laicos mozambiqueños y sus familias, asesinados por odio a la fe el 22 de marzo de 1992, mientras participaban en un curso de formación en este centro, administrado por los Misioneros de la Consolata

El padre Osorio Citora Afonso, mozambiqueño, recuerda el heroico testimonio de los catequistas martirizados. «Después de la declaración de independencia en 1975, con el ascenso al poder del Frente para la Liberación de Mozambique (FRELIMO) –de inspiración marxista-leninista–, comenzó un período de verdadera persecución contra la Iglesia, con expropiaciones, restricciones de todo tipo a la actividad pastoral y negación de visas de entrada a misioneros extranjeros en el país. La Iglesia fue despojada de sus posesiones. Muchas misiones se vaciaron de misioneros y sacerdotes. Nacieron entonces muchas pequeñas comunidades cristianas. Ya no podían congregarse en torno a sacerdotes y misioneros, y así comenzaron a crecer gracias a los llamados “misioneros laicos”, es decir, los catequistas y los animadores de las comunidades cristianas».

Así comenzó la historia de los catequistas que ofrecieron heroicamente sus vidas por el Evangelio entre 1975 y 1992. Además de los formados en el Centro Catequético de Anchilo, que llevaron a cabo su actividad misionera en el área de Nampula y fueron asesinados en el campo misionero, otros fueron asesinados junto con sus familias mientras se preparaban para su ministerio en el Centro Catequético Diocesano de Guiùa. Eran unas 15 familias enteras con niños, algunos aún bebés, que se alojaban en las instalaciones del centro para asistir al curso anual que comenzaba al día siguiente.

Durante la noche, los guerrilleros de Renamo atacaron las instalaciones y se llevaron a hombres, mujeres y niños, para obtener información sobre el (FRELIMO), que obviamente no obtuvieron. Ahí se desató la pesadilla. «Alejaron a las familias del centro unos tres kilómetros, y después de un doloroso interrogatorio, comenzaron a matar a todos en un claro. Otros catequistas, al ver la situación, pidieron poder rezar. Después de unos minutos de oración, los 23 catequistas fueron asesinados. Era la noche del 22 de marzo de 1992».

Desde de los trágicos acontecimientos, los mozambiqueños los han llamado siempre «los mártires de Guiúa». Fueron enterrados a lo largo del camino que conduce al santuario de la Reina de los Mártires, en el que se reúnen periódicamente para revitalizar su fe recordando el testimonio de estos catequistas.

Alfa y Omega/Agencia Fides