Los hispanos salvan a la Iglesia de Estados Unidos de perder fieles

A pesar de ser solo el 18,3 % de la población, constituyen el 40,2 % de los católicos

María Martínez López

Los hispanos se están convirtiendo en uno de los principales impulsores de la vida de las comunidades católicas en Estados Unidos. Entre 1990 y 2016, la población latina de Estados Unidos aumentó aproximadamente en 13,7 millones, mientras que el número global de católicos solo aumentó en aproximadamente 3,6 millones. Así, este aumento logró compensar una pérdida de cerca de diez millones de católicos.

«Esto demuestra que los hispanos han sido un factor determinante en el crecimiento de la Iglesia católica en Estados Unidos durante las últimas tres décadas», ha subrayado monseñor Arturo Cepeda, presidente del Subcomité de Asuntos Hispanos de la Conferencia Episcopal Estadounidense (USCCB por sus siglas en inglés).

El también obispo auxiliar de Detroit ha ofrecido estas reflexiones en el marco del Mes del Patrimonio Hispano, que se celebra en el país del 15 de septiembre al 15 de octubre. Al mismo tiempo, ha pedido que tanto la Iglesia católica como la sociedad estadounidense reconozcan las contribuciones históricas y actuales del liderazgo hispano en todas las esferas.

40,2 % de los católicos…
En este país, los hispanos eran en 2016 el 40,2 % de quienes se declaraban católicos, pese a que solo constituyen el 18,3 % de la población total. Pertenecen a la Iglesia el 52 % de los latinos, frente al 23,2 % de la población. La importancia de su integración en la Iglesia es, por tanto, clave. Y más aún a la vista de las estimaciones que calculan que en 2060 ya serán el 27,5 % de la población, casi diez puntos más que ahora.

Estos datos son parte de los recogidos en una investigación demográfica sobre la presencia de latinos en la Iglesia y en la sociedad estadounidense. El estudio se ha realizado en el marco del V Encuentro Nacional de Pastoral Hispana/Latina, un proyecto de cuatro años en el que la Iglesia ha buscado cómo responder mejor a esta presencia, y cómo promover que los hispanos respondan a la llamada a la nueva evangelización.

«El proceso ha demostrado su profunda fe y compromiso con la Iglesia», además de «su espíritu emprendedor, una profunda conciencia y preocupación por las carencias sociales de nuestra sociedad». Por otro lado, destaca «su fuerte compromiso con la justicia social, incluyendo una amplia gama de temas en defensa de la vida y la dignidad de la persona humana», subraya monseñor Cepeda.

… pero solo 8,2 % de los sacerdotes
Como la pandemia de COVID-19 impidió que el itinerario se completaran en muchas diócesis, los días 9 y 10 de octubre se va a celebrar un encuentro virtual para reforzar su implementación. Entre las prioridades, se encuentran el desarrollo del liderazgo, particularmente entre los jóvenes adultos; el fortalecimiento del matrimonio y la familia, la evangelización y la catequesis, el discernimiento vocacional o la mejora educativa.

En Estados Unidos, los hispanos aún están infrarrepresentados entre los sacerdotes (8,2 % en 2018) y entre los obispos en activo (10 % en 2020), aunque poco a poco la tendencia se va invirtiendo. En 2019, por ejemplo, el 14 % de los recién ordenados presbíteros pertenecían a este grupo. Otro factor a tener en cuenta es que el 71 % de los hispanos mayores de 5 años se comunica en español en casa.

Además, el estudio deja claro que la comunidad latina no está formada mayoritariamente por inmigrantes: 19 millones (12,8 % de los católicos) son de segunda generación, es decir, nacidos en el país de padres inmigrantes; y 16,3 millones (9,4 % de los católicos) de tercera generación o más, frente a los 21,9 millones (18 % de los católicos) que son ellos mismos inmigrantes.