Llamadas a eucaristizar tras meses sin comunión

Las Misioneras Eucarísticas de Nazaret, fundadas por san Manuel González en 1921, celebrarán un insólito bienio jubilar por su centenario. El lema Nacidas para eucaristizar ha cobrado relevancia después de que gran parte de los fieles españoles se haya pasado los últimos tres meses sin poder acercarse a recibir a Jesús Eucaristía

José Calderero de Aldecoa
La madre general abre simbólicamente la puerta de la capilla de la casa general de las Misioneras Eucarísticas de Nazaret, en Madrid, el pasado 3 de mayo. Foto: Misioneras Eucarísticas de Nazaret

Las Misioneras Eucarísticas de Nazaret, fundadas por san Manuel González en 1921, celebrarán un insólito bienio jubilar por su centenario. El lema Nacidas para eucaristizar ha cobrado relevancia después de que gran parte de los fieles españoles se haya pasado los últimos tres meses sin poder acercarse a recibir a Jesús Eucaristía

A las Misioneras Eucarísticas de Nazaret (MEN) el COVID-19 les robó la posibilidad de abrir el año jubilar por el centenario de su fundación como habían planeado, e incluso ha trastocado casi todas las actividades que ya tenían programadas para prepararse para la celebración de sus 100 años. Sin embargo, el coronavirus también ha dado pie a un acontecimiento insólito, como es el hecho de que las MEN estén disfrutando de la celebración de un tiempo jubilar de dos años de duración. «Habíamos solicitado a la Penitenciaria Apostólica la concesión de un año jubilar a partir del 3 de mayo de 2020 y la designación de unos templos en los que ganar la indulgencia por el centenario de nuestra fundación», realizada por san Manuel González el 3 de mayo de 1921. «A través de un email nos confirmaron la aprobación de la petición, pero cuando nos llegaron los decretos, en ellos figuraba el 3 de mayo de 2022 como fecha de finalización de este tiempo», asegura la hermana Mónica María Yuan, superiora de la casa de las misioneras en Madrid.

Más allá de la anécdota, lo cierto es que la concesión de estos dos años jubilares ha llegado en un momento en el que los fieles de toda España acaban de salir de un periodo de tres meses en el que no ha sido posible en muchos casos la asistencia presencial a Misa, ni la comunión sacramental, y cuando los obispos españoles, al finalizar su Comisión Permanente, han llamado a «impulsar esta experiencia de profundización en el significado de la celebración eucarística».

En este contexto, el lema de las misioneras eucarísticas para este bienio jubilar –Nacidas para eucaristizar– ha adquirido una relevancia aún mayor de la que ya tenía. «Para san Manuel González, y también ahora para nosotras, el eucaristizar es acercar a la gente a Jesús Eucaristía, ayudarlos a que se enteren de que Dios vive en medio de nosotros y de que no se va a ir nunca, que no se fue, y que va a seguir estando, haya o no COVID-19».

Las religiosas desarrollan esta tarea, específicamente, «a través de las catequesis que damos o de los grupos eucarísticos que san Manuel fundó», pero también «a través de las mil ocupaciones a las que nos dedicamos» las hermanas. «En mi caso, por ejemplo, doy clase en la universidad: “¿Estás eucaristizando?”. Alguno dirá: “Pero si das clase de diseño gráfico”». «¿Y? Jamás en la vida me han preguntando tanto sobre mi carisma y mi vocación como en la universidad, a pesar de que, lógicamente, yo me dedico a dar clases y no a hablar de mi carisma», explica la también directora de la revista Granito de Arena –fundada por san Manuel en 1907–. Al final, «cada misionera está en un lugar y eucaristiza a través de su propia vida».

Un programa a la expectativa

Más allá del ejemplo personal de cada misionera, la orden tiene previsto un completo programa de actos para el centenario, en el que figura desde organizar «misiones eucaristizadoras en las parroquias», hasta celebrar un «mes misionero MEN» en octubre de 2020 o un «mes vocacional MEN» en febrero de 2021. Sin embargo, todo se encuentra a la expectativa de lo que suceda con el COVID-19. Ocurre lo mismo con la apertura de los templos jubilares: «El 4 y el 10 de julio abrieron el de Huelva y el de Palomares del Río, pero para el de Málaga y el de Palencia todavía no se han decidido las fechas», concluye la hermana Yuan.


Cuatro templos jubilares para cuatro hitos

Para los dos años jubilares, se han designado cuatro templos principales –además de todas las capillas de las casas de la congregación– donde ganar la indulgencia. Han sido seleccionados al suceder allí cuatro hechos trascendentales para la orden religiosa:

+ Parroquia de Palomares del Río, donde san Manuel González recibió la gracia carismática el 2 de febrero de 1902.

+ Parroquia de San Pedro (Huelva), donde fundó la primera rama de la Familia Eucarística Reparadora: las Marías de los Sagrarios (hoy Unión Eucarística Reparadora) el 4 de marzo de 1910.

+ Santuario de Santa María de la Victoria (Málaga), parroquia a la que pertenece la primera comunidad de la congregación, fundada el 3 mayo de 1921.

+ Catedral de Palencia, donde se encuentra el sepulcro de san Manuel González desde su muerte el 4 enero 1940.

José Calderero de Aldecoa @jcalderero