La UCIP-E entrega el premio Lolo de periodismo a Laura Otón, redactora de Cope - Alfa y Omega

La UCIP-E entrega el premio Lolo de periodismo a Laura Otón, redactora de Cope

Redacción

La Unión Católica de Informadores y Periodistas de España, UCIP-E, entregó este domingo el Premio Lolo de periodismo a Laura Otón, redactora de la Cadena COPE, «en atención a su notable trayectoria periodística y su compromiso con buscar historias de vida que ponen a la persona y su dignidad como protagonista».

El jurado de UCIPE valoró en Laura Otón sus 20 años de dedicación al periodismo, y su esfuerzo por encontrar el rostro humano de la actualidad, desde el respeto por la persona, en cada uno de los reportajes radiofónicos que realiza. En el acta de concesión del premio, se destaca también de Laura Otón su intensa actividad en las redes sociales, como vehículo de información pero también de evangelización, dando a conocer la labor social de la Iglesia y también su Doctrina Social. Se destacó de la premiada su compromiso con los valores evangélicos, y su defensa de la vida y la familia, como se muestra en su blog Laura Otón on life.

El acto de entrega estuvo presidido por monseñor Ginés García Beltrán, nuevo obispo de Getafe y presidente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación, quien estuvo acompañado por Rafael Ortega, presidente de la UCIPE, y Álvaro de la Torre, secretario General, así como numerosos miembros de la Junta Directiva y socios de la entidad.

La entrega del premio se llevó a cabo con motivo de la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales. El acto estuvo precedido por una eucaristía en la parroquia de San Juan de Ávila en Móstoles, retransmitida por TVE y presidida por Monseñor Ginés García, y concelebrada, entre otros, por José Gabriel Vera, director de medios de la Conferencia Episcopal y Rafael Higueras, sacerdote encargado de la causa de canonización de Manuel Lozano Garrido, Lolo.

Plena vigencia

Laura Otón, tras recoger el galardón, se manifestó muy agradecida, y dijo no saber si merecía este premio, aunque dijo emocionada a los congregados que «me habéis puesto en la tarea de merecerlo aún más». Explicó que la concesión de este premio le había servido para acercarse más a la figura de Manuel Lozano, Lolo, primer periodista laico beatificado.

Laura recordó algunas de las ideas que figuran en los artículos de Lolo, y dijo que varias de ellas tienen plena vigencia. Asimiló «los misterios de dolor» que Lolo aplicaba a ciertas realidades, a muchas situaciones que hoy en día se viven en las redes sociales, llamando por ello a que sea terreno de evangelización y de verdad.

Asimismo, animó a los presentes, desde su experiencia personal, a dejarse hacer por la voluntad de Dios sin reticencias: «cuando he puesto a Dios en el centro de todo, se han visto frutos como estos», refiriéndose a su trayectoria periodística y este premio.

Quiso agradecer mucho a la Cadena COPE la oportunidad vital y profesional que le ha dado para entregarse así al periodismo vivido en clave humana: «¿Es fácil ser periodista? Es apasionante, pero difícil. Aunque en COPE tenemos mucha suerte porque hay sensibilidad por todo esto».

Estudiar más a Lolo

Monseñor Ginés García Beltrán dirigió también unas palabras a la premiada y a todos los presentes. Se congratuló por haber podido premiar a una feligresa de su nueva diócesis de Getafe, y reflexionó sobre la figura de Lolo: «un hombre de salud débil, pero grande de alma», al que habría que estudiar más y conocer mejor. Monseñor García Beltrán puso en valor sobre la premiada que «hace un periodismo muy católico: le pone rostro a la noticia, a la información… eso es muy evangélico».

El nuevo obispo de Getafe recordó que los comunicadores cristianos no hablamos en abstracto, hablamos de la realidad y de las personas. «Eso también es encarnación», recordó el obispo, pidiendo que la comunicación de los periodistas sea una «comunicación encarnada, que ponga rostro, humanice, y divinice». Monseñor García Beltrán no quiso terminar sin hacer una felicitación a la Cadena COPE, y expresó que si no existiera esta cadena de radio, «habría que inventarla», por todo el bien que hace, y por cómo anima a toda la gente de fe: «esa es la misión, hablar el lenguaje nuevo del Evangelio».

El obispo de Getafe, que también preside la comisión episcopal de Medios de Comunicación Social, había recordado antes de la entrega del premio, en la homilía de la Jornada de las Comunicaciones Sociales, que los periodistas han de «hablar el lenguaje de la verdad», frente a la difusión interesada de noticias falsas que dividen y causan conflictos. Al periodista, recordó monseñor García Beltrán, le tiene que importar la verdad, y debe sentir la comunicación como don de Dios.

Tuvo palabras también de agradecimiento a tantos periodistas que arriesgan su vida o la han perdido por informar de la verdad: «vivamos en la verdad, que nos hace libres».

UCIP-E / Redacción