La ONU respalda la mediación de los obispos en Nicaragua - Alfa y Omega

La ONU respalda la mediación de los obispos en Nicaragua

El secretario general de la ONU, António Guterres, ha afirmado estar «profundamente preocupado por los continuos actos de violencia en Nicaragua y su intensificación» y ha asegurado respaldar la mediación de los obispos en busca de una salida pacífica a la crisis en el país

Cristina Sánchez Aguilar
Foto: AFP Photo/Marvin Recinos

El secretario general de la ONU, António Guterres, emitió este miércoles un comunicado en el que «deplora» la pérdida de vidas en las protestas y el ataque contra mediadores de la Iglesia católica en el Diálogo Nacional. Estas declaraciones surgen tras la agresión sufrida el pasado domingo por varios representantes eclesiales ­–incluyendo el Nuncio Apostólico, el cardenal Brenes y el obispo auxiliar de Managua, monseñor Báez–,agredidos el pasado domingo en Diriamba por al menos 100 personas, quienes les profirieron insultos, amenazas y golpes.

Guterres ha reconocido el «importante papel de mediación» de la Conferencia Episcopal nicaragüense e y ha instado a todas las partes a respetar el papel de los mediadores, abstenerse del uso de la violencia y comprometerse plenamente a participar en el diálogo nacional para «desescalar la violencia y encontrar una solución pacífica a la crisis actual».

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la oficina para América Central del Alto Comisionado para los Derechos Humanos también han «condenado enérgicamente»  la violencia y  reiteraron la llamada al desmantelamiento urgente de los grupos armados progubernamentales. Además, rechazaron «la estigmatización y persecución de personas defensoras de derechos humanos y otros actores en el proceso de diálogo nacional».

La CIDH y la oficina del Alto Comisionado recordaron al Gobierno de Nicaragua «sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos», entre ellas que «el Estado es responsable de garantizar la seguridad, el derecho a la vida y el ejercicio de los derechos humanos de toda la población». También alegaron que el «Estado de Nicaragua debe ofrecer el listado de todas las personas fallecidas y heridas en estos operativos, y realizar de forma inmediata, expedita y debida una investigación de los responsables por estos hechos».

La CIDH confirmó este miércoles que 264 personas han muerto en Nicaragua desde que en abril arrancaron las protestas  y que más de 1.800 más han resultado heridas.

Carta de los obispos cubanos

La Iglesia hermana sigue también con preocupación la grave crisis en Nicaragua. Así lo han demostrado los obispos de Cuba que, en una misiva dirigida al cardenal Brenes, destacan cómo han seguido «con tristeza y horror las imágenes de la barbarie» ocurrida en Diriamba, cuando una turba de 100 personas agredió al propio cardenal y a sus hermanos obispos.

«Estos hechos de violencia y profanación, de crímenes y abusos de poder, resultan verdaderamente denigrantes y, por ello, experimentamos el lógico sentido de fraternidad pastoral ante el momento que afrontan», aseguran los prelados cubanos.

En sus palabras, piden a la Virgen que «sosiegue a los violentos, abra la mente de los que están dispuestos a matar y se logre la armonía en el pueblo que sufre, y que la misma esté sustentada en el respeto, la justicia y el bienestar de todos». Concluyen haciendo llegar «su cercanía fraterna, oración solidaria y el profundo deseo de que los caminos de perdón, diálogo constructivo y sincero, así como los anhelos de verdad, justicia y apego a la legalidad constitucional conduzcan a alcanzar una paz estable y verdadera».