La modelo Daniella Álvarez tras perder una pierna: «Estaba feliz porque Dios me permitía seguir viviendo» - Alfa y Omega

La modelo Daniella Álvarez tras perder una pierna: «Estaba feliz porque Dios me permitía seguir viviendo»

Juan Manuel Cotelo entrevista para su última iniciativa a Daniella Álvarez, Miss Colombia 2011. «Soy mucho más que un trozo de pierna que no tengo», explica

José Calderero de Aldecoa
Daniella Álvarez en un momento de la entrevista con Cotelo. Foto: Infinito + 1.

La súper modelo Daniella Álvarez llegó a ser Miss Colombia en 2011-2012, lo que le abrió las puertas de la televisión de su país y de innumerables portadas de revistas de moda. Pero en 2020, cuando el mundo entero se encontraba confinado a causa de la COVID-19, su vida cambió para siempre después de que le tuvieran que amputar la pierna izquierda.

«En el mes de abril me salió una masa en el abdomen y me tuvieron que hacer un montón de pruebas. Gracias a Dios, vieron que se trataba de una masa benigna y que solo había que retirarla». Y eso hicieron. Pero cuando el cirujano abrió su cuerpo, se dio cuenta de que estaba adherida a la aorta, lo que complicó hasta tal punto la operación que Álvarez casi muere. Finalmente, perdió la pierna.

Parecía una debacle. Una modelo sin pierna. Es más, una modelo a la que le encantaba bailar, patinar, montar en bici… ahora no tenía pierna. «Fue muy doloroso para mí y toda mi familia», reconoce en un primer instante, «pero yo estaba feliz y sonriente porque Dios me había dado la oportunidad de seguir viviendo, y eso era lo que más valía». Así lo ha explicado la modelo en el primer capítulo de Katakumba exit, la última iniciativa puesta en marcha este jueves por Juan Manuel Cotelo y su productora Infinito + 1. «Hablamos con personas valientes que han abandonado la zona de confort y llevan la luz de la fe a todo el mundo», resume el director.

Confianza absoluta en Dios

El día antes de la operación Daniella se grabó un vídeo en el que daba las gracias a todos los que estaban rezando por ella y en el que hacía gala de una profunda confianza en el Señor. «Creo absolutamente en Dios y siempre he confiado mucho en lo que Él quiere para mí. También me siento muy cerca de la Virgen. Me dan todo este optimismo para enfrentarme a esta nueva vida, que estoy segura que será mejor. Todo en la vida pasa por algo», asegura.

Y así ha sido. «A raíz de perder la pierna solo me han pasado cosas maravillosas y bonitas en la vida». Sin embargo, cuando Álvarez habla de cosas maravillosas, no solo se refiere a que ha podido volver a bailar o a hacer deporte, sino también al hecho de haber vivido esta experiencia que «ha forjado más mi carácter. Ahora soy más fuerte, más luchadora y me he nutrido mucho por dentro».

En este sentido, Daniella Álvarez está convencida que lo importante no es la belleza externa, «esa termina pasando», sino la interna, «y esa depende en gran medida de la actitud que nosotros pongamos ante la vida y las dificultades». Además, «hay que tener en cuenta que yo soy mucho más que un pedacito de pierna que no tengo».