La labor de Cáritas sigue creciendo: abre un Centro de Distribución de Alimentos en Alcobendas

El proyecta llevaba años gestándose y se ha podido concretar ahora, cuando más falta hace a causa de la crisis provocada por el coronavirus, gracias a la cesión de un local por parte del padre de una trabajadora de Cáritas

José Calderero de Aldecoa

El proyecta llevaba años gestándose y se ha podido concretar ahora, cuando más falta hace a causa de la crisis provocada por el coronavirus, gracias a la cesión de un local por parte del padre de una trabajadora de Cáritas

El arciprestazgo de Alcobendas / San Sebastián de los Reyes llevaba bastante tiempo tratando de poner en marcha un Centro de Distribución de Alimentos (CDA) para las personas vulnerables de la zona, pero no encontraban un local adecuado en el que abrir la iniciativa.

En el ínterin, apareció el COVID-19, el Estado de alarma, el confinamiento y una nueva crisis económica y, de pronto, el CDA pasó a tener mucho más sentido del que ya tenía hasta ahora. Entonces, «el padre de una trabajadora de Cáritas nos cedió un local, situado en la calle Marquesa Viuda de Aldama 48 y donde él antes tenía una frutería, y pudimos abrir el centro», explica el arcipreste José Luis del Castillo.

Apertura providencial

De esta forma, el nuevo proyecto echó a andar el 1 de junio, en plena crisis económica y cuando todavía son cientos de miles los trabajadores que continúan en un ERTE o han perdido su trabajo.

Fue bendecido una semana después por el vicario de la Vicaría I de Madrid, Juan Carlos Vera. En el acto también estuvo presente el vicario episcopal de Desarrollo Humano Integral y la Innovación, José Luis Segovia; el director de Cáritas Diocesana de Madrid, Luis Hernández Vozmediano; o el secretario general, Javier Hernando.

Dignificar la entrega de comida

El objetivo es «dignificar el acto de entrega de la comida y dar más autonomía a las personas acogidas por las Cáritas parroquiales», asegura el arcipreste. Aunque la meta final es más ambiciosa todavía: «que todos los que acuden al centro encontraran un trabajo y que el nuevo CDA tuviera que cerrar sus puertas porque no hace falta».

Con la puesta en marcha del proyecto también se pretende organizar mejor el trabajo para poder atender adecuadamente al cada vez más numeroso «grupo de personas que se acercan a las parroquias solicitando ayuda». Asimismo, se busca «centralizar la labor de los voluntarios» y que así sea «más fácil organizar sus turnos»; y el de lo proveedores, que «solo tendrán que descargar sus furgonetas «en un solo destino», apuntan desde Cáritas Madrid.

400 familias atendidas

En la actualidad, el nuevo Centro de Distribución de Alimentos de Alcobendas está atendiendo a más de 400 familias de la zona, lo que supone el doble de las personas que atendían antes de las crisis. «Son personas, en su mayoría magrebíes o latinoamericanas, que están viviendo situaciones de verdadera necesidad», asegura Del Castillo.

Sin embargo, antes de pasar por el nuevo CDA, quienes necesiten ayuda «tienen que acudir a su parroquia, al despacho de Cáritas. Allí se valora su situación, porque quizá necesitan alimentos o que se les ayude con un recibo. Las personas de acogida de las parroquias les asignan un número de puntos en función de su perfil y les hacen un vale. Con ese vale, pueden venir al centro y seleccionar ellos mismos los productos que más necesitan», detalla Teresa Álvarez Gil, voluntaria-coordinadora del centro.

José Calderero de Aldecoa @jcalderero