La Iglesia de Málaga expresa su «dolor» por la muerte del inmigrante en Archidona - Alfa y Omega

La Iglesia de Málaga expresa su «dolor» por la muerte del inmigrante en Archidona

Cáritas y la delegación de Migraciones de la diócesis de Málaga se han mostrado «sobrecogidos» por el suicidio del argelino y esperan «que se tomen las medidas necesarias para que situaciones como esta no vuelvan a ocurrir y que todas las personas sean tratadas con la misma dignidad y derechos». A pesar de la muerte, han continuado las deportaciones de inmigrantes desde la cárcel malagueña

José Calderero de Aldecoa
La Policía entrando en la cárcel de Archidona. Foto: EFE/Daniel Pérez

Cáritas y la delegación de Migraciones de la diócesis de Málaga han manifestado en un comunicado conjunto su «dolor» por el fallecimiento este viernes de un inmigrante de nacionalidad argelina que se encontraba recluido en el todavía no inaugurado centro penitenciario de Archidona.

El hombre, de 36 años y que apareció ahorcado en su celda individual, formaba parte del grupo de 519 migrantes a quienes el Ministerio del Interior recluyó el 20 de noviembre en la cárcel por falta de capacidad en los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE).

La utilización del centro penitenciario malagueño como CIE se trataba, según explicó el Ministerio del Interior, de una medida de carácter extraordinario ante la falta de plazas en los Centros de Internamiento que operan en España. Esta decisión generó gran polémica y provocó la protesta, entre otras asociaciones, de Cáritas diocesana de Málaga, que elevó una queja al Defensor del Pueblo tan solo tres días después de que los inmigrantes llegaran a la cárcel.

Al final del comunicado, Cáritas y la Delegación de Migraciones se han mostrado «sobrecogidos» por la muerte del argelino y esperan «que se tomen las medidas necesarias para que situaciones como esta no vuelvan a ocurrir y que todas las personas sean tratadas con la misma dignidad y derechos».

Continúan las deportaciones

A pesar del fallecimiento, y después de que varias organizaciones hubieran solicitado la paralización de las deportaciones de los compañeros del fallecido, en la tarde de este lunes 1 de enero dos autobuses con cerca de 80 inmigrantes a bordo –en su mayoría argelinos– abandonaron el centro penitenciario de Archidona dentro de la operación de repatriación autorizada por el juez y puesta en marcha por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

La deportación ocasionó la protesta de diversos activistas a las puertas del centro penitenciario. Entre las personas que se estaban manifestando se encontraba el hermano del fallecido. Durante la reivindicación se vivieron momentos de tensión y la Policía Nacional tuvo que disolver la protesta.

Crecen las llegadas

Las llegadas de migrantes se duplicaron en 2017 respecto al año anterior. Según los últimos datos de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM), hasta el 20 diciembre llegaron a España 26.941 personas. Por el camino se quedaron, al menos, 3.116, que murieron ahogadas en el Mediterráneo. En 2016, fueron 13.246 los inmigrantes que recalaron en territorio español.

Estos datos, que han provocado la masificación de los CIE, contrastan con los de otros países europeos. En Italia, por ejemplo, entraron a través de las costas 118.914 inmigrantes (181.436 en 2016) y acumula desde 2015 la cifra de 453.288 llegadas. Grecia, con una cifra que supera el millón de llegadas en dos años, registró este año casi 34.000, frente a las 176.900 de 2016.