La familia de Asia Bibi pide asilo a EE. UU., Canadá y el Reino Unido - Alfa y Omega

La familia de Asia Bibi pide asilo a EE. UU., Canadá y el Reino Unido

Cuatro días después de ser absuelta, la cristiana paquistaní sigue bajo reclusión

ABC
Foto: CNS

La familia de la cristiana Asia Bibi, absuelta el miércoles pasado por el Tribunal Supremo de Pakistán de una condena a muerte por blasfemia, ha pedido al Reino Unido, Canadá y Estados Unidos que les den asilo por motivos de seguridad. «El marido de Asia Bibi, Ashiq Masih, ha pedido al Reino Unido, EE. UU. y Canadá que den asilo a Asia y su familia», dijo a Efe Wilson Chowdhry, portavoz de la Asociación Cristiana Británico Paquistaní, que ha solicitado, por su parte, ayuda al ministro británico de Interior, Sajid Javid.

Chowdhry se hizo eco de un vídeo que le fue enviado ayer por la familia de Asia en el que Masih apela al presidente estadounidense, Donald Trump, y a la primera ministra británica, Theresa May, al tiempo que advierte de las amenazas existentes contra la seguridad de la familia en Pakistán.

«Dijo que tras el acuerdo entre el Gobierno y el (grupo islámico radical) Tehreek-e-Labbaik Pakistán (TLP) hay serias amenazas contra Asia y su familia en Pakistán», concluyó la fuente sobre el pacto alcanzado el viernes que permite a los islamistas pedir ante la Justicia que la católica no salga del país mientras se revisa el caso.

Masih también ha extendido su petición al primer ministro canadiense, Justin Trudeau. El marido de Asia Bibi pide que le ayuden a salir a su esposa, a él y a su hermano Joseph Nadeem, que ayudó en el caso de la mujer detenida en 2009 por presunta blasfemia contra Mahoma.

Ley contra la blasfemia

En unas declaraciones en exclusiva a ABC el pasado viernes, Joseph Nadeem subrayó lo excepcional de que Asia Bibi no hubiese sido excarcelada el mismo día en que el Tribunal Supremo anunció su absolución. Asimismo denunció la violencia desatada por los islamistas contra la minoría cristiana de Pakistán (apenas dos millones y medio de personas, poco más del uno por ciento de la población) desde el momento en que se dio a conocer la sentencia del máximo tribunal.

Tanto Asia Bibi como su marido y su portavoz son objetivos del ultraconservador partido Tehrik-e-Labaik (TLP), cuyos simpatizantes cortaron esta semana durante tres días las principales carreteras del país pidiendo la muerte para los jueces del Tribunal Supremo que absolvieron a Bibi el pasado miércoles, y denominando al primer ministro, Imram Khan, como enemigo del Islam.

El TLP anuló las protestas a última hora del viernes tras conseguir del Gobierno la promesa de que impediría salir a la mujer del país y revisaría el veredicto.

Al cierre de la edición, ninguno de los Gobiernos extranjeros consultados por las agencias había respondido a esta petición de ayuda de la familia cristiana.

Asia Bibi, madre de cinco hijos, fue denunciada en 2009 por dos mujeres por supuestamente insultar al profeta Mahoma. Un tribunal la condenó a muerte en 2010 y cuatro años después perdió una apelación en el Tribunal Superior de Lahore (este).

La dura ley antiblasfemia paquistaní fue establecida en la época colonial británica para evitar choques religiosos, pero en la década de 1980 varias reformas auspiciadas por el entonces dictador, Mohamed Zia-ulHaq, favorecieron el abuso de esta norma.

Pese al levantamiento de la huelga y las protestas impulsados por la minoría radical, el Gobierno de Khan quiso dar una imagen moderada e «inflexible», y anunció ayer la detención de cientos de personas por los actos violentos ocurridos durante los tres días de disturbios.

«Se han registrado un total de 134 casos en todo el Punyab (este) y cerca de 300 personas han sido arrestadas en relación a ellos. Además, hay otros 830 arrestados bajo el Mantenimiento del Orden Público, lo que significa que serán investigados y si son encontrados culpables se registrarán casos en su contra», dijo ayer a Efe la portavoz de la Policía regional, Nabeela Ghazanfar.

Agregó que durante las protestas, suspendidas el viernes tras un acuerdo entre el Gobierno y los islamistas para pedir ante la Justicia que Asia Bibi no abandone el país mientras se revisa el caso, 63 policías resultaron heridos, de los que cinco continúan ingresados en diferentes hospitales. Inicialmente se informó de que las autoridades se comprometieron en su acuerdo con el TLP, de cinco puntos, a la liberación de todos los arrestados en las protestas.