La Cofradía de Mena pide a los líderes del PP, Ciudadanos y Vox que no acudan a la procesión

«Apoyo mayoritario y comprensión unánime». Así valoran desde la Congregación de Mena la acogida a su decisión de pedir a Pablo Casado, Albert Rivera y Santiago Abascal que se abstengan de participar el Jueves Santo en la procesión en la que miembros de la Legión portan la réplica del Cristo de Mena. En plena campaña electoral, la congregación trataba de impedir que se politice este acto

Alfa y Omega

«Apoyo mayoritario y comprensión unánime». Así valoran desde la Congregación de Mena la acogida a su decisión de pedir a Pablo Casado, Albert Rivera y Santiago Abascal que se abstengan de participar el Jueves Santo en la procesión en la que miembros de la Legión portan la réplica del Cristo de Mena. En plena campaña electoral, la congregación trataba de impedir que se politice este acto

La campaña electoral coincide con la Semana Santa, con el peligro de que la política contamine los actos religiosos de estos días. La procesión que –si la meteorología lo permite– se celebrará en la tarde del Jueves Santo en Málaga, en la que una réplica del Cristo de Mena (la talla original fue destruida durante la II República) será portada hasta su trono a hombros por un grupo de legionarios, amenazaba con provocar situaciones incómodas, después de que los líderes del PP, Ciudadanos y Vox anunciaran su intención de acudir.

«Nosotros no echamos a nade; si cualquier persona, sea político o quien sea», acude a la procesión, «es libre de hacerlo», explican desde la Congregación de Mena. Sin embargo, en esta ocasión, existía el peligro de que se politizara esa presencia. Por este motivo, el hermano mayor de la, Antonio de la Morena, remitió una carta a los gabinetes de los líderes políticos del PP, Ciudadanos y Vox, tras hablar previamente con responsables de estas formaciones por teléfono. «Somos una cofradía religiosa que se debe exclusivamente a su diócesis y, por lo tanto, somos apolíticos», explicó a Efe el primer teniente de hermano mayor de la Congregación, Ramón Gómez, añadiendo que las tres formaciones habían comprendido esta petición.

El veto responde a una decisión tomada en una reunión de la junta de gobierno y del consejo de la cofradía malagueña, de la que igualmente fue informado el Partido Socialista. Exceptuando algunas críticas en las redes sociales, la respuesta ha sido un «apoyo mayoritario» y una «comprensión unánime», consideran desde la entidad.

Desde Ciudadanos se mostró respeto por esta decisión, aunque aclarando que la intención de Albert Rivera era hacer una visita privada a la cofradía, no asistir a los actos públicos del traslado de la imagen. Respuesta similar se produjo desde Vox. «En ningún caso se planteaba la presencia de Santiago Abascal como un acto de campaña, sino que tenía un carácter particular e iba a ser una presencia discreta, pero entendemos perfectamente la preocupación de los hermanos de Mena, y por eso Santiago Abascal ha decidido no acudir», manifestó el partido en un comunicado recogido por Europa Press.

Sí está abierta la participación institucional de los representantes políticos, como en años ocasiones. «Nunca invitamos expresamente a representantes de las instituciones, pero esta presencia se ha hecho normal», aclaran a este semanario desde la Congregación de Mena. Se da como «muy probable» la participación del nuevo presidente de la Junta de Andalucía, el popular Juanma Moreno, y la del alcalde de Málaga, su correligionario Francisco de la Torre, además del presidente de la Diputación, Francisco Salado. En representación del gobierno central, participará la subdelegada del Gobierno en Málaga, María Gámez. La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha informado de su decisión de no asistir debido a la cercanía de las elecciones.

Más allá de esa presencia institucional, Ramón Gómez considera que la presencia de políticos resta protagonismo a los congregantes en «su día grande» y puede hacer que el carácter religioso de la procesión «se desvirtúe».

«Lo que no podía ocurrir es que se hicieran ruedas de prensa delante de los tronos o de la Compañía de Honores de la Legión; mezclar política y religión no es lo adecuado, y menos en Semana Santa», ha apuntado a Efe.

Agencias/Alfa y Omega