Gil Tamayo: «En tiempos de populismos», la prensa debe «salvaguardar los derechos» - Alfa y Omega

Gil Tamayo: «En tiempos de populismos», la prensa debe «salvaguardar los derechos»

El secretario general de la Conferencia Episcopal presenta el libro Las diez cosas que el Papa Francisco propone a los periodistas

Ricardo Benjumea
Foto: María Pazos Carretero

«En este tiempo de los populismos», que es también «el tiempo de la gente defraudada, desencantada», el Papa espera de los medios de comunicación que sean capaces de tomar «decisiones ponderadas y prudenciales» que «salvaguardemos las libertades y los derechos, que demos voz a los que no la tienen», y que hagamos «una comunicación que estime la vedad» por encima de «la conveniencia o lo políticamente correcto».

Así, en primera persona, en su doble condición de sacerdote y periodista, hablaba José María Gil Tamayo de los retos que presenta este miércoles el magisterio de Francisco para los profesionales de la comunicación. El secretario general de la Conferencia Episcopal presentó este miércoles en el Salón de Actos de Alfa y Omega el libro Las diez cosas que el Papa Francisco propone a los periodistas (Editorial Claretiana), del también sacerdote y periodista Manuel Bru, colaborador de Alfa y Omega y delegado de Catequesis del Arzobispado de Madrid. La presentación se hizo pocos días antes de la Jornada Mundial de los Medios de Comunicación Social, que se celebra el Domingo de la Ascensión.

Para Gil Tamayo, lo decisivo de la propuesta del Papa se resume en «recuperar el sentido social de la comunicación». Si Juan Pablo II, a quien calificó de «coloso de la comunicación, planteó la comunicación como «un fenómenos cultural que caracteriza nuestra época», y Benedicto XVI hizo una «reflexión antropológica sobre cómo la comunicación está cambiando al hombre y a la mujer de hoy», el Papa Bergoglio propone al periodista la imagen del buen samaritano ante un prójimo, que es el público destinatario de sus informaciones.

El Papa «reivindica una comunicación humana sin discriminaciones», en la que «la opción por el pobre tenga una primacía en la selección de noticias», añadió el secretario general. Frente a «las grandes agencias internaciones» que «se olvidan de continentes enteros, como África», y se centran en «la gente guapa» o conciben la información como «espectáculo», Francisco pide huir del mercantilismo y del «colonialismo cultural».

Foto: María Pazos Carretero

Voz de los sin voz

«Humanizad la comunicación», es según Manuel Bru la frase que puede resumir la propuesta de Francisco a los periodistas. El sacerdote ha estudiado el magisterio de los Papas desde el Concilio sobre los medios de comunicación y está familiarizado con el pensamiento de Jorge Bergoglio desde sus tiempos de arzobispo de Buenos Aires. Cuando, en 2007, encontró un libro con um discurso del entonces cardenal en un encuentro de periodistas, Bru pensó: «Ha puesto palabras a las intuiciones que yo siempre he querido compartir con los jóvenes periodistas». Y de hecho, trabajó con ellos ese texto durante varios meses en la Fundación Crónica Blanca, fundada y presidida el delegado madrileño de Catequesis.

Otra novedad de la propuesta del Papa –destacó– es que no pretende «dar lecciones», sino que primero «escucha, se admira por la complejidad de la presión», intenta comprender los retos y dificultades de los periodistas, como «el estrés, la presión del pensamiento único…», y solo «desde esa comprensión se atreve a hacerles propuestas».

Lo que viene a decirles, dijo, es: «Sé libre de verdad, hasta el fondo, frente a los convencionalismos de las agencias de informativas», «libre del colonialismo de las ideologías del poder».

Y les lanza un «mensaje lleno de esperanza» animándoles a «ser voz de los sin voz» y a salir a buscar «al que se queda en la cuneta de las autopistas de la información», no solo para «ayudarle a levantarse», sino también para «aprender a ver el mundo desde sus ojos, desde las periferias existenciales».