Francisco anima a la Iglesia chilena a seguir «aclarando los interrogantes» sobre abusos - Alfa y Omega

Francisco anima a la Iglesia chilena a seguir «aclarando los interrogantes» sobre abusos

El Papa Francisco recibió el viernes en el Vaticano a dos miembros de la Conferencia Episcopal de Chile y les animó a que «se sigan aclarando todos los interrogantes» sobre los abusos por parte del clero en ese país sudamericano

Redacción
Foto: Conferencia Episcopal de Chile

El Papa Francisco recibió el viernes en el Vaticano a dos miembros de la Conferencia Episcopal de Chile y les animó a que «se sigan aclarando todos los interrogantes» sobre los abusos por parte del clero en ese país sudamericano

El Pontífice recibió el viernes en su residencia al obispo de San Bernardo, monseñor Juan Ignacio González, y a Ana María Celis Brunet, presidenta del Consejo Nacional de Prevención de Abusos y Acompañamiento de Víctimas, organismo de la Conferencia Episcopal Chilena.

El objetivo era que el Papa se informara y se intercambiaran opiniones «sobre los pasos que se están dando en Chile para afrontar los casos de abuso y prevenir que vuelvan a suceder», indicó en un comunicado la viceportavoz de la Santa Sede, Paloma García Ovejero. «Un punto importante» de la conversación, indicó, ha sido «el sufrimiento de las víctimas y su necesidad de hallar consuelo y reparación».

El Papa «sigue con interés cada avance» de la Conferencia Episcopal Chilena y ha expresado «su deseo de que se sigan aclarando todos los interrogantes para que se pueda dar una respuesta justa a cada uno».

Proceso de purificación acompañado desde Roma

La Iglesia chilena está sumida desde hace algunos meses en una profunda crisis por los casos de abusos sexuales cometidos por curas y sacerdotes, episodios que, en algunos casos, se remontan a varias décadas atrás.

El Papa Francisco ha intervenido directamente en la crisis y en los últimos tiempos ha recibido a varias víctimas de abusos «de poder, de conciencia y sexuales», así como a los 34 obispos chilenos, que presentaron sus renuncias por sus «graves errores y omisiones». Por el momento el Papa ha aceptado cinco renuncias.

El pasado 3 de agosto la Iglesia católica chilena pidió perdón por los abusos sexuales cometidos por miembros del clero y anunció un paquete de medidas y compromisos para avanzar en la búsqueda de justicia y reparación de las víctimas.

Unas medidas que el Papa consideró «realistas y concretas» en una misiva dirigida al presidente de la Conferencia Episcopal de Chile, Santiago Silva.

Entre las medidas, está la publicación de todas las investigaciones canónicas sobre denuncias de abusos sexuales contra menores de edad, así como incluir en el reglamento de cada diócesis la «plena voluntad» de colaborar con la Fiscalía en la entrega de antecedentes sobre casos de abusos.

Nuevos casos

En los últimos días, se han sumado otros dos casos a la lista de sacerdotes y obispos investigados: el del obispo de Chillán, Carlos Pellegrín, y el del sacerdote ya con condena canónica Cristián Precht, en una segunda investigación.

La fiscalía de la región chilena del Bio Bio (unos 500 kilómetros al sur de Santiago) confirmó que se interpuso a principios de agosto una denuncia formal contra el obispo de Chillán, por un delito no especificado. Tan solo dos días antes el mismo Pellegrín había anunciado la investigación de dos casos más de sacerdotes vinculados a delitos sexuales en su diócesis.

Por otro lado el Arzobispado de Santiago anunció el viernes que ya se habían remitido al Vaticano, a la Congregación para la Doctrina de la Fe, «los resultados de la investigación previa realizada contra el presbítero Cristián Precht Bañados por antecedentes de eventuales abusos contra menores, aparecidos en el contexto del denominado caso Maristas, causa ya iniciada en el Ministerio Público». Como medidas cautelares se le impidió realizar actos sacerdotales y se le ordenó residir en Santiago.

Agencias/Alfa y Omega