España es ya el principal puerto de llegada de inmigrantes

«Lo que está pasando ya se veía venir. Se empezó a percibir en 2017 cuando en las costas andaluzas crecieron los rescates y las llegadas», dice Cruz Roja

Alfa y Omega
Foto: REUTERS/Juan Medina

«Lo que está pasando ya se veía venir. Se empezó a percibir en 2017 cuando en las costas andaluzas crecieron los rescates y las llegadas», dice Cruz Roja

La realidad migratoria que enfrenta Europa tiene dos vertientes. La más urgente, el rescate y la acogida de los que intentan llegar a nuestro territorio; y la otra, el torrente de datos que nos inunda y que hace referencia a la dramática situación de los primeros datos. Los últimos los ha aportado la Organización Internacional de las Migraciones (IOM, por sus siglas en inglés), dependiente de la ONU, que constatan que España es la principal puerta de entrada de la inmigración a la UE por mar.

En total, en lo que llevamos de 2018, 18.016 personas han llegado a nuestro país, de las que 9.866, más de la mitad, lo han hecho desde el mes de junio. Italia, por su parte, recibió a 17.827 y Grecia a 14.678, que suman las 50.872 llegadas por mar. Este incremento en los últimos dos meses coincide con el cambio de Gobierno en España y con la decisión del presidente, Pedro Sánchez, de recibir de manera extraordinaria barcos de rescate rechazados por Italia o Malta. En cualquier caso, las cifras coinciden con las del Ministerio de Interior que, a principios de julio, estimaba las llegadas en 14.446, un 120 % más que el año anterior.

En cuanto a las muertes, la mayor parte se siguen produciendo en la ruta italiana (1.104), seguida de la española (294) y de la griega (45).

Open Arms

Entre estos no están contabilizados una mujer y un niño, cuyos cadáveres fueron recogidos ayer en aguas internacionales, y que navegaban a la deriva con una superviviente, que fue rescatada. Ante la negativa a desembarcar los cadáveres por parte de Italia y de no asegurar el cobijo a la otra mujer, Open Arms ha pedido puerto en España.

Además, la ONG española acusó duramente a los guardacostas de Libia de «omisión de socorro en aguas internacionales y abandono de una persona con vida y los cadáveres de un niño y una mujer». Por su parte, la Marina del país africano defendió la profesionalidad y el cumplimiento de las normas internacionales de sus guardacostas.

Mientras, en nuestro país, siguen llegando pateras. Una de las últimas, lo hizo ayer por la tarde a Motril (Granada) con 110 inmigrantes, entre los que había dos niños y una mujer embarazada.

«Se veía venir»

«Lo que está pasando ya se veía venir. Se empezó a percibir en 2017 cuando en las costas andaluzas crecieron los rescates y las llegadas», afirma Miguel García, portavoz de Cruz Roja en Andalucía, según recoge ABC.

El portavoz de Cruz Roja no entra a valorar si este cambio es demostrativo del poder de las mafias que todo lo organizan. La institución no se ocupa de eso. Tampoco de analizar si las medidas del Gobierno, recepción del Aquarius incluida, están animando el tráfico en el Mediterráneo español. «La inmigración viene creciendo desde 2017, las cifras lo indican. Yo creo que no es un efecto llamada», zanja.

Alfa y Omega