En la mesa de operaciones, Bashar no ve a un terrorista, sino a un hijo de Dios

La historia de este médico iraquí se hizo pública gracias a un vídeo grabado por Rome Reports para el proyecto #StandTogether, que trata de «hacer visible el testimonio de los cristianos perseguidos». Antonio Olivié, CEO de Rome Reports, hablará este jueves en Madrid de El reto de dar voz a los cristianos perseguidos

José Calderero de Aldecoa

Cuando el ISIS llegó a la llanura de Nínive, muchos cristianos huyeron. No lo hizo Bashar Alsaqat, médico, que decidió quedarse «para servir a nuestra gente». Tras su decisión, lo más difícil fue «convencer a mis compañeros para que operaran» a los terroristas. Sus colegas veían en ellos al «enemigo, pero yo trataba de convencerles de que ese hombre era un ser humano».

El de Bashar Alsaqat es un testimonio que «a mí me gusta mucho porque responde muy bien a la pregunta: ¿Qué es ser cristiano?», asegura Antonio Olivié, CEO de la agencia de noticias televisivas Rome Reports. «Bashar se quedó en Iraq porque considera que su vocación es ayudar a los demás y, cuando está en la mesa de operaciones, no ve a un terrorista, sino a un hijo de Dios», añade.

Pero a pesar de que la actitud y las palabras del médico iraquí encarnan a la perfección la esencia del cristianismo, hubieran pasado desapercibidas para un gran número de personas de no haber sido porque se hicieron públicas gracias a un vídeo grabado por Rome Reports para el proyecto #StandTogether (permanecer unidos).

Y esta es precisamente la esencia del proyecto, que trata de «hacer visible el testimonio de los cristianos perseguidos, y hacerlo de una forma atractiva» que pueda interpelar «al público en general, pero especialmente a los jóvenes y a los usuarios de las redes sociales», apunta Olivié, que este jueves 19 de octubre, a las 18:30 en la Facultad de Económicas de la Universidad San Pablo CEU, dará una charla titulada El reto de dar voz a los cristianos perseguidos #StandTogether.

Proyecto ecuménico de comunión

StandTogether surgió hace un año. Entonces, «gran parte de Irak y Siria estaban en manos de los terroristas, seguía muy vivo el secuestro de las chicas de Nigeria y cada vez eran más preocupantes, entre otras cosas, las noticias de acoso a los cristianos que llegaban de China», recuerda el responsable de la agencia de televisión.

Paralelamente, «Ayuda a la Iglesia Necesitada estaba denunciando que, en términos numéricos y en cuanto a la gravedad de los crímenes, la persecución de los cristianos era la peor de la historia», añade.

Por eso, Rome Reports –en la parte ejecutiva–, el Centro Internacional de Comunión y Liberación, la Fundación Promoción Social de la Cultura y el ISCOM (una asociación para la comunicación institucional), «mantuvimos una conversación en la que se acordó iniciar un proyecto para dar a conocer historias de cristianos perseguidos a través de la televisión».

Ahora, a estas cuatro primeras instituciones se les han sumado otras. Por ejemplo, La Orden de Malta, la Conferencia Episcopal Italiana, el Obispado de Moscú, la Embajada Armenia ante la Santa Sede o el Meeting de Rinmini.

Viralizar el contenido

La dinámica de #StandTogether es relativamente sencilla. Desde Rome Reports «hacemos un vídeo con algún testimonio impactante, o con alguna noticia importante, y lo subimos a la página allstandtogether.com. En ella, también colgamos diferentes artículos, fotografías o noticias de otras organizaciones», explica Antonio Olivié. «Luego, entre todos, tratamos de viralizar el contenido en las redes sociales para que la voz de los cristianos perseguidos pueda ser escuchada».

De esta forma, el cristiano perseguido deja de ser un númerocerca de 215 millones de cristianos experimentan un alto nivel de persecución según el último informe de la organización Puertas Abiertas– y pasa a ser una persona «concreta que está sufriendo. Les pones cara y se te hacen cercanos, y entonces es mucho más fácil que la gente se implique y dé un paso adelante para ayudarles», concluye.