El vicario apostólico de Turquía atribuye el atentado en Alemania a la creación de un «clima de odio»

Los obispos del Mediterráneo «llevamos años denunciando que no se pueden resolver los problemas con el rechazo, con la criminalización de la gente que escapa de la muerte, de la injusticia y de la pobreza», porque esto está alimentando un resurgir de ideas (y acciones) xenófobas. Lo ha denunciado monseñor Paolo Bizzeti, vicario apostólico en Turquía. De este país eran originarias varias de las víctimas del atentado del miércoles en Hanau (Alemania)

Alfa y Omega
Foto: AF/dpa/Boris Roessler

Los atentados terroristas del miércoles en Hanau (Alemania), donde un hombre disparó en tres bares de shishas (pipas de agua) y acabó con la vida de ocho personas antes de matar a su madre y suicidarse, hacen «surgir muchas preguntas» que exigen «respuestas profundas». Es la reflexión de monseñor Paolo Bizzeti, vicario apostólico en Anatolia (Turquía).

Desde el encuentro de obispos del Mediterráneo que ha comenzado este jueves en Bari (Italia), monseñor Bizzeti ha expresado su solidaridad y oración por las víctimas y su pésame a todo el pueblo turco. Fuentes de las Fuerzas de Seguridad han explicado que muchas de las víctimas mortales son de origen extranjero, y el Gobierno de Turquía ha precisado que varios eran de este país. En Alemania hay 2,6 millones de personas con esta procedencia.

«Basándonos en lo que sabemos hasta ahora, había desde luego un motivo xenófobo», ha asegurado el ministro del Interior del estado alemán de Hesse, Peter Beuth, en una rueda de prensa celebrada este jueves por la mañana. El autor de los hechos, que están siendo investigados por la Policía como un atentado terrorista, tenía 43 años, era cazador y tenía sus armas con la correspondiente licencia. Las autoridades no le habían investigado antes del ataque de este miércoles.

«No se puede decir que era un loco»

Consciente de estos datos, el obispo se ha preguntado «cómo es que se producen estas explosiones de violencia estúpida, mala e injustificable». Y la respuesta –ha subrayado– no puede ser simplemente que «el atacante era un loco». «Se ha creado un clima de odio, de desprecio al otro, de violencia verbal que durante un tiempo largo conduce casi inevitablemente a consecuencias trágicas como esta».

Al vicario apostólico en Anatolia le preocupa especialmente que el asesino, de 43 años, usara en el vídeo en el que reivindicaba los hechos la palabra «aniquilar». Para el prelado, esta expresión remite a un pasado oscuro que «estos últimos años está resurgiendo en Alemania, en Italia, en Europa y que se minimiza, cuando es la señal de que se está perdiendo la memoria de lo ocurrido» en los años 1930 y 1940.

En relación con el contexto del encuentro de Bari, monseñor Bizzeti ha recordado cómo los obispos del Mediterráneo «llevamos años denunciando que no se pueden resolver los problemas con el rechazo, con la criminalización de la gente que escapa de la muerte, de la injusticia y de la pobreza. La voz de la Iglesia ha sido profética: siempre hemos pedido rebajar el tono, comprender las causas y tomarse en serio que acoger a las personas implica un esfuerzo inteligente», no solo bondad y buena voluntad.

Videomanifiesto de extrema derecha

En torno a las 22:00 horas del miércoles, el autor de los hechos abrió fuego en un bar de shishas en el centro de Hanau y poco después se desplazó a otro local de pipas de agua situado a unos dos kilómetros, en un barrio del oeste, donde protagonizó otro tiroteo en el que acabó con la vida de ocho personas. Uno de los heridos falleció en el hospital poco después por la gravedad de las heridas sufridas. Tras los dos tiroteos contra tres bares, el hombre se ha desplazado en coche hasta su casa y allí ha matado a su madre, de 72 años de edad, antes de quitarse la vida, según ha contado el ministro del Interior de Hesse.

El autor de los dos tiroteos ha dejado en su vivienda un vídeo y un manifiesto en el que expresa ideas racistas y de extrema derecha. En el vídeo, de una hora de duración y que ha difundido en internet, señala que Alemania está controlada por una agencia secreta con amplios poderes. Además, realiza comentarios negativos sobre los migrantes de países árabes y Turquía.

Exterminio de países musulmanes

El experto antiterrorista Peter R. Neuman, director del Centro Internacional para el Estudio de la Radicalización (ISCR), ha explicado que el manifiesto que ha dejado el autor de los tiroteos señala que es una persona con estudios universitarios que había manifestado su odio a los «extranjeros» y a las personas «no blancas». «Aunque no enfatiza en el islam, pide el exterminio de varios países en Asia Central y en Oriente Próximo, regiones en las que los países son de mayoría musulmana», ha señalado este experto antiterrorista.

Neuman ha indicado que en el manifiesto «justifica el asesinato de poblaciones enteras de países en términos eugenistas», con el argumento de que «la ciencia ha demostrado que ciertas razas son superiores». Además, se define como un «célibe involuntario» y dice que no ha tenido una relación con una mujer en los últimos 18 años.

Hanau está situada a unos 20 kilómetros al este de Frankfurt y tiene una población de unas 10.000 personas. Eclesialmente, pertenece a la diócesis de Fulda. Su obispo, monseñor Michael Gerber, ha manifestado públicamente su «consternación». «Nos turban profundamente las informaciones sobre las motivaciones de este crimen», que marca un antes y un después para los ciudadanos de la región.

SIR/Europa Press/Alfa y Omega