El Vaticano suspende su contrato con PwC para analizar sus finanzas - Alfa y Omega

El Vaticano suspende su contrato con PwC para analizar sus finanzas

La Santa Sede precisa que la «suspensión no se debe a consideraciones sobre la integridad o la calidad del trabajo iniciado por PwC y menos a la voluntad de uno o más entes de la Santa Sede de bloquear las reformas en curso»

Redacción

La Santa Sede precisa que la «suspensión no se debe a consideraciones sobre la integridad o la calidad del trabajo iniciado por PwC y menos a la voluntad de uno o más entes de la Santa Sede de bloquear las reformas en curso»

El Vaticano ha suspendido el contrato de consultoría que tenía con la empresa auditora PricewaterhouseCoopers (PwC) para analizar sus finanzas y ha precisado que las razones de esta suspensión son contractuales y no tiene que ver con la calidad del trabajo de PwC ni con un intento bloqueo de las reformas por alguno de los entes de la Santa Sede.

La «suspensión» de las actividades a la empresa a la que el Vaticano encargó el análisis de sus finanzas el pasado 5 de diciembre «no se debe a consideraciones sobre la integridad o la calidad del trabajo iniciado por PwC y menos a la voluntad de uno o más entes de la Santa Sede de bloquear las reformas en curso», ha precisado la Santa Sede.

La razón principal es que «han surgido elementos que afectan al significado y al alcance de algunas cláusulas del contrato y su modalidad de ejecución». «Dichos elementos serán sometidos a las necesarias profundizaciones», ha agregado al respecto sin desvelar de qué elementos se trata.

Esta decisión, según la Iglesia, se ha tomado «después de realizar las consultas apropiadas entre las instancias competentes y expertos en la materia» y ha afirmado que «esta fase de reflexión y estudio se realizará en un clima de serenidad y reflexión».

«El compromiso de una adecuada actividad de revisión económico-financiera para la Santa Sede y para el Estado de la Ciudad del Vaticano continúa siendo prioritario», concluye el Vaticano.

Europa Press/Alfa y Omega