«El valor de una persona no depende del éxito, el trabajo o el dinero» - Alfa y Omega

«El valor de una persona no depende del éxito, el trabajo o el dinero»

El Papa recuerda en el Ángelus que «si queremos sobresalir, debemos servir a los demás»

Yago González
El Papa Francisco en el ángelus. Foto: Efe / EPA / Claudio Peri

«El valor de una persona no depende de su éxito, del trabajo que hace o del dinero que tiene en el banco. El éxito, a ojos de Dios, tiene otro rasero: se mide por el servicio a los demás». El Papa Francisco ha hecho esta reflexión durante el rezo del Ángelus en la plaza de San Pedro, al hilo del Evangelio del día.

Según el Pontífice, el valor «no se mide por lo que se tiene, sino por lo que se da. ¿Quieres sobresalir? Sirve. Ese es el camino». Francisco ha indicado que «hoy en día la palabra «servicio» parece gastada por el uso, pero en el Evangelio tiene un significado concreto: servir no es una expresión de cortesía, sino hacer como Jesús, que dijo que no había venido a ser servido, sino a servir».

«Si queremos seguir a Jesús debemos recorrer su mismo camino: el camino del servicio. Nuestra fidelidad al Señor depende de nuestra voluntad de servir. Esto a menudo cuesta, tiene sabor a cruz. Pero a medida que crecemos en el cuidado y la disponibilidad a los demás, nos sentimos más libres por dentro, nos parecemos más a Jesús», ha explicado Francisco, que ha subrayado que ese servicio es especialmente valioso cuando se dirige «a los que no tienen nada que devolvernos: los pobres. Ahí es cuando descubrimos que, a su vez, somos amados por Dios».

El Papa ha propuesto varias preguntas para que los cristianos hagan examen de conciencia: «Yo, que sigo a Jesús, ¿me intereso por los más abandonados o solo me preocupo por la gratificación personal? ¿Concibo la vida como una carrera para abrirme un hueco a costa de los demás o entiendo que sobresalir es servir? Y, concretamente, ¿dedico tiempo a una persona que no puede devolverme el favor o solo me ocupo de mis familiares y amigos?».

Inundaciones en México

Francisco ha enviado una muestra de afecto a las víctimas de las recientes inundaciones en México, «especialmente a los enfermos y fallecidos del hospital de Tula».

También se ha acordado de los refugiados «injustamente detenidos en países extranjeros, en muchos casos por razones diversas y complejas».

Asimismo, ha saludado a los fieles que hoy celebran en el santuario de La Salette (Francia) el 175º aniversario de la aparición de la Virgen a dos pastores. «Las lágrimas de María son un reflejo del dolor de Cristo y un llamamiento siempre actual a confiarnos en la misericordia de Dios», ha destacado.