El presidente Ortega acepta reunirse con los obispos nicaragüenses - Alfa y Omega

El presidente Ortega acepta reunirse con los obispos nicaragüenses

El presidente nicaragüense, Daniel Ortega, se reunirá este jueves con los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) para decidir si «conviene llevar adelante» el Diálogo Nacional, actualmente suspendido, para poner fin a una crisis que se ha cobrado al menos 127 vidas muertos y más de un millar de heridos, han informado en una nota los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua

Cristina Sánchez Aguilar
El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega y su esposa, Rosario Murillo, durante una primera ronda del Diálogo Nacional, en Managua, Nicaragua, el 16 de mayo de 2018. Foto: CNS

Ortega y los obispos se reunirán «con el fin de valorar, en la mesa plenaria del diálogo nacional, la conveniencia de llevarlo adelante». El diálogo, que empezó el 16 de mayo, fue suspendido el día 23 debido a la negativa del Gobierno a abordar el tema de la «democratización» de Nicaragua, lo que se traduce en el abandono del poder por parte de Ortega.

En la reunión con Ortega, programada para las 15:00 horas (hora local) en La Casa de los Pueblos, en el antiguo centro de Managua, los obispos pretenden «tratar los temas tan indispensables para nuestra patria, de la justicia y la democracia, de los que depende siempre la paz». El Diálogo Nacional está formado por dos partes: el Gobierno de Nicaragua y la es la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, que aglutina al sector privado, sociedad civil, universitarios y campesinos.

El Papa apoya el Diálogo Nacional

El portal de noticias vaticano Vatican News entrevistó el pasado martes al nuncio en Nicaragua, monseñor Waldemar Stanislaw Sommertag, tras su encuentro privado con el Papa Francisco en el Vaticano para hablar sobre la actualidad política y social de este país.

Monseñor Sommertag explicó que «la audiencia con el Papa ha sido muy importante y delicada. Está bien informado y reza mucho para que se llegue a una solución pacífica por medio de este Diálogo Nacional, en el cual la Iglesia tiene el papel de mediadora y jamás se retira de sus propias responsabilidades».

El nuncio en Nicaragua también hizo hincapié en que los obispos siguen empeñándose para que el diálogo vaya adelante y rechazan con firmeza cualquier tipo de acto o manifestación violenta. «La Iglesia de Nicaragua nunca abandona a su pueblo», subrayó el prelado polaco: «En cualquier ámbito de la vida de estas personas, la Iglesia es una presencia cercana, misericordiosa, fraterna, espiritual pero también es una presencia bien concreta, materialmente hablando».

«Estoy convencido, de que en este delicado momento hace falta mucha oración, prudencia y coraje en la defensa del buen sentido común para encontrar una solución pacífica. La Santa Sede no pierde la esperanza en la reconciliación, porque la Iglesia, como siempre, cree en el hombre», concluyó.